•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Se habrían imaginado los granadinos que algún día tendrían la posibilidad de canjear basura por alimentos? ¿Que los desechos que producen en sus viviendas podrían dejarles muy buenos beneficios? Eso será posible una vez que arranque un ambicioso proyecto de energía limpia, que promete liberar a La Gran Sultana del serio problema que tiene con la basura, y darles beneficios directos a sus pobladores.

La Alcaldía de Granada estima que los domicilios del área urbana generan diariamente unas 78 toneladas de basura.

La mayoría es recolectada a través de un sistema bastante deficiente, que solo apila esos desechos sin ningún tratamiento en el vertedero municipal La Joya, cuya vida útil caducó hace más de tres décadas.

Pero tal situación podría pasar a la historia, luego de que el alcalde Eulogio Mejía y los concejales suscribieran un Convenio de Colaboración para el Manejo de los Desechos Sólidos y Mantenimiento del Vertedero Municipal, con representantes del Grupo L, una exitosa empresa matagalpina que tiene más de 20 años de experiencia en la gasificación de biomasa y construcción de plantas en Europa y Asia.

Según el convenio, Grupo L producirá energía renovable utilizando las 78 toneladas de desechos domiciliares, las cuatro toneladas que genera el Mercado Municipal, otras tres toneladas que quedan en las calles y predios baldíos, la tonelada y media que producen las empresas, así como 1.2 toneladas de desperdicios que salen de los bares y de los restaurantes, y 300 kilogramos que producen diversas instituciones.

Centros de reciclaje

En total, 88 toneladas de desechos que ahora son un problema para la comunidad, se convertirán en una fuente de ingresos, de acuerdo con una de las cláusulas del convenio, que dice que el Grupo L se compromete a colocar centros de reciclaje en la ciudad.

“Aquel ciudadano que deposite basura en estos centros, recibirá un bono de compensación, que será canjeable en una determinada tienda instalada por Grupo L, donde habrá electrodomésticos, juguetes y granos básicos, entre otros. El propósito es incentivar a la población para que entienda que la basura tiene un valor grandísimo”, refirió el director ejecutivo de la empresa de reciclaje, Dennis Antonio Olivas.

Con este proyecto, la comuna granadina evitará que los ciudadanos sigan quemando diez toneladas de basura al día, y que las calles y arroyos de esta ciudad, que sueña con ser Patrimonio de la Humanidad, sigan viéndose como basureros.

El trascendental acuerdo quedó concretado con la entrega de la certificación por parte de la Alcaldía a Grupo L, consorcio que tiene un tiempo perentorio de nueve meses para obtener los permisos correspondientes ante las instancias pertinentes.

Estudio de impacto ambiental

También deberá presentar los resultados de un estudio de impacto ambiental, que dilucide si el terreno donde está ubicado La Joya, es apto para construir la planta generadora. De no ser así, la empresa deberá conseguir dos manzanas de tierra lejos del vertedero, gozando del uso gratuito del terreno.

El proceso de generación

Una vez que la planta esté instalada --apegada a los requisitos técnicos y ambientales--, los desechos serán depositados dentro de un recipiente hermético, que a una temperatura de 100 grados centígrados permite gasificar el combustible para producir gas de síntesis.

“Este sistema de limpieza purifica aún más el gas, y asegura que el gas de síntesis sea adecuado para alimentar directamente un motor de gas para producir electricidad y calor. La cogeneración producida es altamente eficiente hasta en un 80%, en comparación con el 40% de una planta de incineración de biomasas, algo que es típico de las estaciones de alimentación estándar”, explicó Oliva.

Capacidad para 6 megavatios hora

La cantidad de desechos sólidos producidos en Granada brinda todas las condiciones para generar seis megavatios hora de energía renovable. “Esta cantidad entra a la red nacional, y la empresa que nos compre esa energía se va a encargar de distribuirla”, agregó.

Aunque el convenio deja claro que el proyecto no pertenece a la municipalidad granadina, ya que esta solo autoriza el aprovechamiento de los desperdicios, Grupo L aportará a la comuna el 14% de los ingresos generados por la venta neta anual de energía verde.

El porcentaje no se entregará durante el período de instalación, construcción de la planta procesadora y obtención de permisos correspondientes, sino hasta cuando empiece a comercializarse la energía producida.

Reportaje de END incide

Un reportaje hecho la semana pasada por El Nuevo Diario sobre la necesidad de modernizar el sistema de recolección de basura, que hasta hoy opera con cinco camiones de plataforma y barandas de madera, fue incluido en el convenio. En un futuro cercano, los viejos e inadecuados vehículos serán sustituidos por siete camiones compactadores con capacidad de carga para siete toneladas. La donación de estos automotores ronda el millón y medio de dólares.

Con esto, el departamento de Servicios Municipales estará en capacidad de ampliar la cobertura de recolección de basura a nuevos barrios y asentamientos.

Como la comuna solamente brinda el servicio de recolección de basura en el área urbana, la contraparte se encargará de atender las comunidades rurales, donde esperan reunir 32 toneladas, y elevar el peso de recolección a 120 toneladas de desechos, propiciando así en todas las fases del proyecto unos cien empleos directos.