•   Chichigalpa, Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A pesar de los esfuerzos de la Alcaldía, de tres grupos de jóvenes ambientalistas, del Ingenio San Antonio y de la Compañía Licorera “Flor de Caña”, la basura “hierve” en Chichigalpa.

La inadecuada actitud de lanzar los desechos a las calles, es uno de los principales problemas que tiene este municipio, conocido como la “Tierra del Ron y del Azúcar”.

Ubicado a 122 kilómetros de Managua, con 72,000 habitantes y 308 kilómetros cuadrados, en Chichigalpa se contabilizan 11 barrios, 20 repartos y nueve comarcas, que producen diario 43 toneladas diarias de basura, procedentes, sobre todo, del Mercado Central y del Mercado Sur, este último ubicado en el Reparto Candelaria.

René Fornos, Director de Servicios Municipales de la Alcaldía, dijo a El Nuevo Diario, END, que los cuatro camiones recolectores de basura no son suficientes para cubrir todo el municipio, por lo que requieren otro vehículo, y la contratación de 10 personas más para esa área.

“Esta flota vehicular ya cumplió su vida útil. Tienen siete años de trabajar sin detenerse. Tenemos pendiente un viaje a Managua para reactivar uno de los camiones”, indicó el funcionario.

Barrido de calles

Fornos dijo que 33 personas con un carretón cada una barren diariamente de 4:30 a 7:30 de la mañana las calles de la ciudad de Chichigalpa, y por la tarde, otro personal a bordo de cuatro triciclos, recolecta los desechos, principalmente, de los mercados y de los barrios céntricos.

En plena labor de limpieza, en la calle principal del Mercado Central, encontramos a Bayardo Rivera, quien aseguró que cuatro obreros laboran de 1 a 5 de la tarde en esa tarea, para que no haya mala imagen ante los visitantes nacionales y extranjeros que llegan al Museo, un moderno parque en la antigua estación del ferrocarril, y el templo indígena El Pueblito, entre otros atractivos turísticos del lugar.

En total, 64 personas de la Alcaldía laboran en las tareas de limpieza, y los domingos realizan jornadas especiales de aseo en barrios y en comunidades, con la participación de los pobladores.

Además, limpian nueve parques, varios campos deportivos --incluido el Estadio “Flor de Caña”--, dos iglesias, 12 escuelas e institutos y dos cementerios. Destacó que en coordinación con el comisionado Francisco Ruiz Castro, jefe de la Policía de Chichigalpa, prisioneros que se encuentran en las celdas preventivas realizan limpieza en varios puntos de la ciudad.

En un recorrido realizado por END en varios barrios de esta ciudad, encontramos a muchos pobladores barriendo las cunetas, y metiendo la basura en sacos, a la espera de la llegada del tren de aseo, que al menos por la zona céntrica pasa dos veces por semana.

El problema en Candelaria

En el Reparto Candelaria, ubicado al sur de Chichigalpa, donde habitan principalmente empleados y jubilados del Ingenio San Antonio, el problema es serio, porque además de no contar en su mayoría con el servicio de agua potable las 24 horas, el servicio de recolección de basura se retrasa, lo que genera acumulación de desechos y la proliferación de basureros clandestinos.

Es común observar en las calles sacos repletos de basura, y acopio de ramas de árboles, las cuales no son recolectadas cuando pasa el tren de aseo, cuyos obreros levantan otro tipo de desperdicios.

En ese lugar existen al menos cuatro basureros clandestinos, donde personas inescrupulosas lanzan desechos y animales muertos, poniendo en riesgo la salud de la población.

Cecilia Téllez, de la segunda etapa del Reparto Candelaria, expresó que el Río Esperancita está en peligro de contaminación, debido a que hay gente que tira desechos en sus orillas.

“Hay un matarife cerca de un lugar conocido como La Hacienda, que deposita vísceras de cerdos y de vacas en ese lugar. Es necesario que el Ministerio de Salud y la Alcaldía tomen cartas en el asunto, de lo contrario, este río no escapará a la contaminación”, dijo.

María del Socorro Palma se quejó porque a escasos metros de su vivienda, habitantes del mismo vecindario depositan desechos en un basurero clandestino, por lo que recientemente interpusieron denuncia ante las autoridades respectivas, pero según ella no hicieron nada.

Habitantes de otros sectores periféricos se quejaron porque el servicio de tren de aseo es ineficiente, y cuando pasa no suben completamente los desechos, por lo que les toca barrer.

12 basureros clandestinos

René Fornos, Director de Servicios Municipales de la Alcaldía, expresó que constantemente realizan reuniones con comerciantes del Mercado Central y con miembros de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, para tratar de mantener limpia la ciudad, lo que en alguna medida ha dado resultado, “pero hace falta mucho trabajo; esto apenas empieza”.

Criticó la actitud de algunas personas que pagan a tricicleros para que tiren basura a los cauces, lo que provoca proliferación de moscas, cucarachas y ratas, que transmiten enfermedades.

Aseguró que han identificado 12 basureros clandestinos: en el Reparto Las Palmeras, en el puente del barrio “Modesto Palma”, en Los Colorados, en Villa Dolores, cerca del Rastro Municipal, en el barrio “Erick Ramírez”, y en la bajada del Río Chichigalpa, entre otros lugares.

Para el funcionario, una de las dificultades serias con el problema de la basura es que el vertedero se encuentra a 7 kilómetros de la ciudad, lo que aumenta el gasto de combustible, llantas y lubricantes de la flota vehicular.

Otro inconveniente es que esta localidad está atravesada por dos cauces que bajan del volcán San Cristóbal, uno ubicado en dirección al río Esperancita y otro en dirección al río Chichigalpa, lo que hace proliferar los desechos, porque hay personas que los lanzan a esos lugares.

Criticó a personas enemigas de la limpieza que destruyeron varios depósitos de basura que habían sido donados por el Ingenio San Antonio, los cuales terminaron en talleres de chatarra. El emporio azucarero donó 22 barriles plásticos para la recolección de desechos.

Instó a la población a denunciar con nombres y apellidos, así como placa de vehículos, a las personas que tiran desechos en calles y en basureros ilegales, para aplicarles sanciones.

En Chichigalpa no hay separación de desechos solidos, por lo que están en coordinación con el organismo África 70, que impulsa un proyecto de manejo integral de los residuos sólidos en las zonas urbanas de los municipios de El Viejo y Chinandega.

Expresó que aunque tienen una ordenanza, no la han aplicado. Recientemente dieron un plazo de tres días para que ocho personas que dejaron desechos de construcción en las afueras de sus viviendas en varios barrios céntricos de la ciudad, procedieran a limpiar, porque de lo contrario, tomarían medidas administrativas.

A su criterio, se debe empezar a aplicar la ley, porque de nada sirve la limpieza por parte del personal de la Alcaldía y las jornadas de salud, si hay personas que ensucian hasta con animales muertos.

Ambientalistas activos

En Chichigalpa, miembros del Club de Jóvenes Ambientalistas, Ruido Verde y Movimiento Guardabarranco, se han unido para hacerle frente al problema de la basura, sensibilizando a la población.

Cristian Díaz, del Movimiento Ambientalista Ruido Verde, indicó que no es una tarea fácil, porque está de por medio la actitud incorrecta de muchos habitantes, que lanzan desechos por todos lados, pero considera que no descansarán hasta ganar por lo menos parte de la batalla.

Richard Mairena Palacios, del Club de Jóvenes Ambientalistas, afirmó que todos los sábados, a través de Radio Samaria, transmiten el Programa “Horizonte Verde, Naturaleza Limpia”, en el cual abordan diversos temas relacionados con el tema de la basura, y cuentan con la participación de funcionarios de la comuna, de organismos no gubernamentales y líderes comunitarios.

Para que la población cambie de actitud y no ensucie las calles y cauces, ese movimiento de jóvenes ambientalistas hará una competencia de los barrios más limpios, y de las bolas de plástico y de papel más grandes. Los tres primeros lugares recibirán premios.