•   Nueva Guinea, RAAS, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mejorar el servicio de recolección de basura en Nueva Guinea ha sido una tarea difícil, casi titánica. El alcalde Denis Obando Marín considera que el servicio que prestan para la ciudad con solo dos camiones es “aceptable”, aunque hace falta calar más en la población, sobre los problemas que representa tirar desechos en cualquier sitio.

Según registros de la alcaldía, la ciudad tiene 4,000 viviendas en el casco urbano, de las cuales 500 no pagan el servicio de basura, cuyo canon es de C$20 el domiciliar y de C$30 el comercial.

Nueva Guinea alcanza ya una población de casi 50,000 almas, tanto en el casco urbano como en zonas aledañas.

Uno de los grandes problemas es que en muchas casas, los residentes sacan los desechos a la calle, pero se niegan a pagar el servicio.

En su mayoría, las calles de Nueva Guinea están en buen estado, lo que permite, según Obando Marín, que los camiones entren a casi todos los barrios en las ocho zonas que componen la ciudad.

70 metros cúbicos al mes

Nueva Guinea produce al mes unos 70 metros cúbicos de basura. Para esta labor la alcaldía destina C$832,000 que no son suficientes, indicó el alcalde.

Actualmente, los dos camiones recolectores realizan esa actividad dos veces por semana. El equipo de trabajo se compone de 16 operarios, encargados de cubrir todas las zonas.

La basura que se produce más en el casco urbano es la orgánica, y casi toda procede del Mercado Municipal, donde se recolectan los desechos de las verduras en un 70%, y de material inorgánico, como plásticos, vidrios y latas, en un 30%.

Con el fin de obtener ingresos para sobrevivir, hay personas que se han dedicado a la clasificación de estos desechos inorgánicos en el basurero municipal.

Nuevo basurero

La alcaldía, por su parte, ha dispuesto mandar a construir trincheras (zanjas) para enterrar gran parte de la basura. El basurero se ubica a dos kilómetros de Nueva Guinea. La cercanía a la ciudad ha hecho que se hagan los planes para considerar otro lugar más alejado, que no represente un peligro para la salud de la población.

Es por eso, anunció el alcalde Obando Marín, que a partir del próximo mes la ciudad tendrá un nuevo sitio donde depositar la basura. El lugar se ubica a unos cinco kilómetros al sur, y allí se clasificará la basura orgánica e inorgánica.

La alcaldía inició un proyecto con los residentes de Nueva Guinea para hacer conciencia y que aprendan a clasificar la basura, lo que facilitará la tarea de los recolectores. La tarea para convencer a la población en cuanto a que no tire la basura en cualquier lado ha sido difícil, según el alcalde.

Seis jornadas al año

Como parte de los esfuerzos por crear una cultura de limpieza, se realizan jornadas seis veces al año, con la participación de estudiantes, que han conformado brigadas ecológicas. También participa el Ministerio de Salud, para contribuir al aseo de esta ciudad.

Otras campañas han consistido en la colocación de barriles de plástico para que el transeúnte deposite en ellos la basura y no la tire en la cuneta o en la acera misma.

Pero el alcalde señala que la cantidad de basureros es insuficiente para Nueva Guinea, y recientemente en una sesión del Concejo, se aprobó adquirir otros 100 barriles que serán ubicados en puntos estratégicos para que la población haga uso de ellos.

El doctor Diego Calvo, delegado del Ministerio de Salud en Nueva Guinea, dijo que considera que el servicio que presta la comuna es regular, porque la ciudad debe permanecer completamente limpia, y muchas veces se observa la basura regada en el Mercado Municipal.

“Se necesita aumentar el personal de limpieza para mejorar el servicio”, aseveró.