•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A cinco meses de entregar la Alcaldía de Chinandega, el edil de esta ciudad, Enrique José Saravia Hidalgo, se muestra optimista por el esfuerzo realizado durante su gestión para paliar el problema de la basura, que desluce a esta ciudad, una de las más importantes en la economía nicaragüense.

“No es fácil erradicar ese problema (la basura), porque hay falta de actitud por mantener limpia nuestra ciudad, pero con el trabajo de ciertas instituciones como los ministerios de Educación, Salud, del Ambiente y Recursos Naturales, la empresa privada y organismos afines al Gobierno, debemos continuar en la lucha cotidiana por hacerle frente a esa titánica tarea”, indicó el alcalde.

Este municipio con 205 mil habitantes, localizado 130 kilómetros al Occidente de Managua, con una extensión de 686.61 kilómetros cuadrados de superficie plana, está catalogado como uno de los más sucios del país, debido a la acumulación de desechos en las principales calles, la existencia de varios basureros clandestinos y la contaminación del Río Acome, otrora atractivo turístico.

Este municipio produce diariamente 80 metros cúbicos de basura provenientes principalmente de 63 barrios y repartos, así como de 28 comarcas y tres mercados.

Solo se recauda el 40%

El edil expresó que cuentan con nueve camiones que integran el tren de aseo de Chinandega, el cual cubre 48 barrios y varias comarcas, requiriendo otra cantidad similar de vehículos para una cobertura total y reducir la contaminación ambiental.

Recientemente, la vicealcaldesa Miriam Padilla Santos afirmó que recibirán otros 11 camiones, cuatro donados por el organismo “África 70”.

“Podemos tener cien camiones, pero si no hay cambio de actitud por depositar la basura en su lugar, siempre habrá suciedad”, apuntó la funcionaria.

El alcalde de Chinandega indicó que únicamente recaudan el 40 por ciento del pago por el servicio de recolección de basura, lo que representa 120 mil córdobas al mes, registrando un déficit de 180 mil córdobas, de los 300 mil que se invierten mensualmente en combustible, lubricantes y pago de operarios.

Saravia agregó que existe una ordenanza municipal contra los que botan basura, pero que no la aplican, por lo que solicitan no ensuciar las calles ni fomentar basureros clandestinos, para comenzar desde ahora a tomar conciencia por esta problemática.

Consideró como lamentable que personas inescrupulosas destruyan depósitos de basura y los vendan en acopios de chatarra, echando por la borda la inversión de la Alcaldía y empresas patrocinadoras, por mantener limpia la ciudad.

La basura es prioridad

Saravia afirmó que recientemente sostuvieron una reunión con autoridades nacionales en Managua, y tienen la orientación de “echarle mano a la basura”, como una prioridad para que la ciudad se mantenga menos sucia, y ofrecer a los turistas una mejor visión.

El alcalde anunció que las empresas Binicsa, de capital español, y Grupo L, de capital canadiense-estadounidense, expusieron ante el Gobierno central y el Concejo de Chinandega, la necesidad de instalar una planta que aproveche la basura como fuente de energía.

Expresó que una de las dos empresas que ofrezca mejores perspectivas para el municipio, instalará la planta, que generará energía para comercializarla a la red nacional energética, amigable con el medio ambiente.

“La planta estará interconectada y generará 30 megavatios. Comenzará a funcionar a inicios del próximo año. La misma estará instalada en el basurero municipal, donde utilizará los desechos que durante 40 años han permanecido ahí, para convertirlos en energía a través de la biomasa”, afirmó entusiasmado el edil.

Manifestó que con la planta terminarán los basureros clandestinos, y la población podrá separar los desechos, generando también ingresos monetarios.

“La basura se someterá a 250 grados de calor, y quedarán únicamente las cenizas, que se ocuparán para fabricar bloques, otra fuente de recursos”, afirmó.

A criterio del alcalde, la planta permitirá reducir la contaminación del Río Acome, porque las personas que lo ensucian tendrán como opción llevar los desechos a la planta, para obtener ganancias.

Saravia aseguró que otros municipios con mayor cantidad de población, como Chichigalpa, El Viejo y Corinto, tendrán una planta similar, instalada por uno de los dos grupos mencionados.