•   Juigalpa, Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Entre 2001 y 2004 ocupó la silla municipal de Juigalpa. Aunque milita con el partido de gobierno, no se considera político, pero sí académico, ecologista y municipalista. El profesor Erwing De Castilla, de 62 años y oriundo de Juigalpa, asegura que la basura no es el problema, sino los nicaragüenses, que la botamos en cualquier parte.

Uno de los problemas a los que dio prioridad dentro de su período como alcalde, asegura, fue el referido al tema de la basura, “incluso creé una ordenanza donde se especifican sanciones leves y graves en dependencia de la afectación a la salud pública”.

“En mi período, algunas de ellas las hice cumplir, hasta enemigos tengo por eso, pero ahora no se cumple esa ordenanza”, recalcó De Castilla, quien recordó que en su período instaló 50 canastillas para depositar la basura, las cuales la población convirtió en microbasureros.

Problema nacional

De Castilla asegura que la basura es un problema nacional, que involucra a todos los actores de la vida social, eclesiástica, política y militar, en hacer más conciencia a la ciudadanía a no botar la basura en las calles y a depositarla en el lugar indicado.

¿Cómo ve el problema de la basura en Juigalpa?

El problema no solamente se da en Juigalpa. La basura es un problema nacional. No veo que la basura sea un problema, el problema somos nosotros los nicaragüenses; la basura no tiene que tener la agresividad con la que nosotros hablamos referente a ella. Debemos pensar en la agresividad mental que tenemos para ensuciar y destruir nuestro medio ambiente.

¿Cree que los gobiernos locales de turno se han esforzado por un mejor servicio al problema de la basura?

Aquí en Juigalpa vemos los esfuerzos que ha hecho el gobierno actual por limpiar la ciudad, y también notamos los esfuerzos que hacen los ciudadanos por ensuciar la ciudad. Es decir, es una batalla entre los que limpian la calle y los que andamos ensuciando, sin importarnos que la basura crea un elemento para las enfermedades. También es notorio que en las entradas y salidas de la ciudad los trabajadores de la alcaldía están limpiando, y camiones y camionetas botan la basura de empresas, restaurantes, o casas habitacionales, porque no tienen la paciencia de ir hasta el vertedero.

¿Cómo debería ser tratado el tema de la contaminación?

El tema de la contaminación ambiental y de los desechos sólidos debe ser sistemáticamente tratado por las autoridades competentes que tienen la facultad para imponer multas severas a todas aquellas personas que delincan, porque realmente tirar la basura en cualquier lugar es un acto delincuencial. Se requiere hacer conciencia en las escuelas primarias, en los colegios de secundaria, las universidades, y ver de qué manera se revierte esta situación.

¿Usted cree que hay preocupación de la municipalidad por solucionar el problema de la basura?

En todas las municipalidades de Nicaragua hay preocupación de ver de qué manera se depositan los desechos sólidos… pero la mayoría de los ciudadanos andamos viendo qué lugar limpio hay para botar la basura…

¿Qué actitud debería tomarse ante esa situación?

Hay que comenzar un proceso de educación, de convencimiento a través de los medios. Los periodistas juegan un papel muy importante en el cambio de conducta, las iglesias, los partidos políticos, las escuelas y la comunidad también deben hacer lo suyo. A veces los medios dirigen la batería en contra de las municipalidades, del gobierno porque no limpian, pero también deberían dirigirse a quienes ensucian… de eso hay miles de ejemplos.

¿Usted cree que el problema de la basura es municipal?

Si cada uno de nosotros asumiera su basura, la ciudad estaría limpia. Si una persona compra una naranja, debe saber dónde botar la cascara. La calle es un bien común, ninguno de nosotros debe ensuciarla. Debemos cuidar la salud, las calles, entonces el problema no es de los gobiernos municipales. En Managua a vos te da lástima de ver cómo están sucios los cauces, ¿y quién ensucia los cauces? Pues los vecinos… ¿y las trescientas y tantas toneladas de basura que van a caer al lago de Managua?

¿Usted cree que Juigalpa es limpia?

Es medianamente limpia. Santo Tomás es la población más limpia, hay mayor preocupación en la limpieza. Vos ves la cuadrilla de la alcaldía de Juigalpa a la 7 de la mañana en limpieza, y a las 10 de la mañana ya nuevamente las calles están sucias, una porquería. Nosotros vamos al parque a botar basura, o cuando hay actividades políticas vos ves que dejan tiradas cientos, miles de bolsas de plástico, alguien decía que esa bolsa es la flor nacional. No hay una actitud activa para defender el medio ambiente.

¿Qué papel juega el Ministerio de Educación?

Las cuatro horas que está el niño en la escuela no son suficientes para combatir las 20 horas que está fuera de ella, donde todo mundo bota la basura donde le da la gana… Nuestra comunidad es totalmente aescolar, es decir, no es educativa, es una sociedad mínima escolar. Después de la escuela nadie forma a los muchachos a educarlos. No hay nada en el ambiente que te induzca a ser educado, a ser cortés, a no botar basura.

Entonces, ¿cómo se debería de trabajar?

Como maestro me inclino a que la sociedad entera debe trabajar fuertemente, pero para aquellos irredentos, el gobierno debería multar esos camiones… los niños no tienen culpa de que sus padres contaminen el medio ambiente. La escuela, los medios de comunicación, todos trabajando para formar conciencia, y para aquellas personas que no entienden… multarlos.

Una raya y cambia totalmente la vida. Al otro lado, en Costa Rica, no hay basura, y pasando la raya encontrás un montón de basura… Los nicaragüenses que vamos a Costa Rica nos guardamos la basura por temor a estar presos, y nadie nos ha dicho nada al respecto, pero al pasar aquí, llegamos y tiramos la basura donde sea.

¿Qué es lo que necesita la municipalidad, mayor presupuesto?

La municipalidad necesita más apoyo de la población para no ensuciar la ciudad. Si todo dueño de casa limpiara el frente de su casa, el tren de aseo solo pasaría llevándose la basura y no tuviera necesidad el trabajador de barrer y de recoger esa basura. Las aceras son un bien público, pero responsabilidad del dueño de la casa. Como ciudadano tengo la obligación de limpiar. Dentro y fuera.