•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque en la mayoría de barrios de Ciudad Sandino la recolección de la basura es irregular y deficiente, al menos esos pobladores cuentan con el servicio una o dos veces por semana. “Un privilegio” que no tienen unas 150 familias del Anexo 4 de Abril, ubicado entre los límites de ese municipio y Mateare.

La basura del Anexo 4 de Abril no solo afecta la salud de los pobladores y la imagen de esa comunidad, sino que también provoca daños en la frágil infraestructura vial y en algunas propiedades privadas, que por estar abandonadas, se han convertido en las “elegidas” para depositar los desechos.

La calle principal del Anexo 4 de Abril, más que una vía de una zona urbana parece una trocha agrietada donde la basura se avizora en cada cuadra recorrida.

Ana María López, una pobladora del sector, señala que solo existen dos formas de deshacerse de la basura; ambas son altamente contaminantes: la primera es pagar C$10 a un bebedor consuetudinario para que la traslade a una propiedad privada cercana, donde han improvisado un botadero ilegal, y, la segunda, cuando no se cuenta con el pago requerido, quemarla en las afueras de las viviendas.

“Yo sé que eso no es una buena solución. ¿Pero qué podemos hacer si nos estamos llenando de basura y aquí no entra el camión de recolección? No podemos quedarnos con la basura. Eso es peor. No tenemos de otra que crear basureros o quemar los desechos”, expresó.

Municipios no se quieren hacer cargo

Otros habitantes consultados señalaron que por la ubicación de esta comunidad, situada en los linderos de ambos municipios, ninguno de ellos la incluye en su jurisdicción, por lo cual no tienen a quién pedirle el mantenimiento de las calles y la limpieza del barrio.

Socorro Torres, vecina del lugar, aseguró que en 13 años de habitar el sitio --vive ahí desde la fundación del Anexo--, ni las autoridades municipales de Ciudad Sandino ni las de Mateare han dado respuesta a sus múltiples demandas de reparar la calle principal y brindar el servicio de recolección de basura.

“Solo en el momentito cuando andan en campaña electoral es que se acuerdan que existimos”, añadió Torres.

Por su parte, Wilfredo Sánchez señaló que a pesar de que en su comunidad no cuentan con el servicio de recolección de desechos, al menos una vez al mes pasan por su casa unos jóvenes que se identifican como operarios de la comuna de Mateare, para pedir el pago de C$20 en concepto de limpieza municipal.

“Para cobrar si nos mandan gente, pero para repararnos la calle y que vengan camiones de la basura, brillan por su ausencia”, dijo.

Buscamos la versión de las autoridades edilicias de ambos municipios, pero ninguna de ellas atendió nuestra solicitud.