•   Nindirí, Masaya  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La basura en los municipios del departamento de Masaya se ha convertido en una verdadera pesadilla. Y Nindirí no está ajeno a este fenómeno, porque sus habitantes día a día generan grandes cantidades de desechos sólidos.

Para la recolección de basura Nindirí dispone de cinco camiones, deteriorados por el uso, pues dos veces por semana recogen la basura domiciliar para llevarla al vertedero municipal.

Del servicio, la población no se queja pues reconocen que el problema radica en la mala costumbre de tirar la basura en cualquier parte.

“Lo que pasa es que nosotros somos los cochinos, porque nos tomamos un refresco, tiramos la bolsa en el suelo”, expresó Nidia Martínez, habitante de la zona.

En el parque se observan depósitos de basura que fueron diseñados para clasificar los desperdicios orgánicos como cáscaras de frutas; e inorgánicos como papel, plástico y vidrio, que es parte del esfuerzo para que la gente deje de ensuciar el lugar.

La pobladora piensa que si todos pusieran de su parte y pagaran por el servicio de “tren de aseo”, la comuna tendría facilidad de recuperar lo invertido, y así poder brindar el mantenimiento que necesitan los camiones.

En el vertedero municipal el día transcurre con entradas y salidas de las unidades de recolección de basura domiciliar. Cada media hora ingresa un camión a dejar desperdicios.

A la expectativa de cada carga se mantienen unas 50 personas que dependen de la basura para ganarse la vida. Las personas que permanecen en el lugar recogen plástico, aluminio, principalmente.

Alfonso Larios es parte del grupo de los que escarban entre los montones de basura buscando material reciclable. No recuerda desde cuándo se dedica a clasificar desperdicios, pero según cuenta trabaja incansablemente para llenar sacos con botellas plásticas, que luego su mamá vende.

“Nosotros seleccionamos las pichingas, los tarros, la chatarra de aluminio, todo lo que es útil y acá mismo vienen los compradores”, aseguró Larios.

A través de la página Web de la Alcaldía de Nindirí, conocimos que invirtieron 450 mil córdobas en reparación y mantenimiento de la flota vehicular y del tractor de oruga.

Según la página oficial de la comuna, Narling Sequeira, Administrador Financiero, informó que se invirtieron 250 mil córdobas en la compra de repuestos, pintura y mano de obra para el mantenimiento del tractor de oruga y unos 200 mil córdobas en mantenimiento de los camiones recolectores de basura.

El Nuevo Diario intentó conocer la versión de las autoridades de la Alcaldía, pero la alcaldesa Clarisa Vivas no atendió la solicitud.