•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Concejo de Jinotega aprobó la concesión de una área de 1.7 manzanas, cercana al lago de Apanás --5 kilómetros al noreste de la ciudad-- a la empresa española Biomasa Investment Nicaragua S.A., Binicsa, para desarrollar un proyecto de generación de energía a base desechos.

Benicsa se propone la construcción y administración de una moderna planta modular de tratamiento de desechos sólidos que generará energía eléctrica con capacidad para procesar hasta mil toneladas de basura al día, con un volumen mínimo de operación del 10%.

Según datos de la municipalidad, Jinotega produce 4,718 metros cúbicos de basura al mes, y un 85% es recolectado por el servicio de aseo municipal; el resto algunas familias lo queman o lo tiran a sitios no autorizados.

Sueño, rescatar Los Pinos

Alfredo Chamorro, encargado de Servicios Municipales de Jinotega, se declaró confiado con que el proyecto de energía resolverá el problema del mal manejo de desechos, ya que “desaparecerá el actual basurero ubicado en la carretera El Guayacán- Managua, el que está a 3 kilómetros de la ciudad, y este podrá ser reforestado, además desparecerán los botaderos ilegales y por ende el paisaje de la ciudad será limpio y más atractivo”, comentó.

Binicsa con 12 proyectos en el país

Binicsa contempla desarrollar 12 proyectos de generación de energía aprovechando los desperdicios en diferentes ciudades.

José María Gómez, relacionista público de la compañía, informó que en un período de dos años y medio, contemplan construir plantas en Managua, Ciudad Sandino, Jinotega, Estelí, León y Granada, entre otras ciudades.

En el acuerdo de aprovechamiento, las municipalidades conceden la administración de la planta a Binicsa durante 30 años, y a su término pasan a ser administradas por cada alcaldía.

Los planes de la empresa son que las plantas estén listas a finales de 2015, y “para ello hemos desarrollado un cronograma exhaustivo”, dijo Gómez.

Inversión de US$144 millones

Cada planta generará entre 2 y 8 Megavatios, para un estimado conjunto de 24 Megavatios. Según la compañía, la inversión total alcanza los 144 millones de dólares.

“Nuestro trabajo tiene una serie de connotaciones importantes a nivel social, como resaltar la figura del pepenador, contratarlos y formarlos en nuestra compañía, y que opten a un mejor puesto de trabajo”, agregó el representante de la compañía española.

Gómez refirió que motivaron invertir en Nicaragua por invitación del titular del Instituto Nicaragüense de Turismo, Mario Salinas, “quien nos dijo que en Nicaragua tenían un problema grande con la basura y que estaban buscando soluciones y una forma de proyectar una imagen positiva del país al exterior en esa línea, y por eso decidimos colaborar”, comentó.

 

Valioso aporte

Alfredo Chamorro, encargado de Servicios Municipales de Jinotega, reconoció las limitaciones económicas de esta ciudad para resolver el problema de la basura.
“Si nos tocará asumir la construcción de un depósito de desechos, no lo podríamos hacer, gastaríamos unos 2 millones de dólares solo en instalarlo, más un millón 700 mil córdobas al año en gasto solo de operación de maquinarias,  además un pago de planillas a empleados nos costaría  quinientos mil córdobas más”, apuntó.
El funcionario considera que el desarrollo del proyecto de biomasa aportará “una gran transformación…. Nicaragua  estando libre de basura, será un sitio interesante para todos, a la hora de invertir y crear riquezas”, dijo.