•   CARACAS, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) dijo hoy que la renuncia del papa Benedicto XVI es un “buen ejemplo” para el mundo porque demuestra que el pontífice no busca “el poder por el poder”.

“Qué buen ejemplo para la Iglesia y para el mundo (...) Es muy luminoso para todos y para el mundo interno porque nos enseña que la humanidad, que lo humano está en primer lugar y no la búsqueda del poder por el poder”, dijo el presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón, al canal Globovision.

“Poner límite a su mandato quiere decir que la Iglesia no está sólo dirigida por hombres sino que más allá de los hombres está Cristo, que es quien realmente dirige con su espíritu la Iglesia”, agregó el prelado, quien se declaró “impactado” con la noticia.

Igualmente sorprendido se mostró el arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Sabino, pues sintió "muy bien" al pontífice cuando hablaron la semana pasada en Roma, según dijo al regresar de su viaje este lunes.

"Nadie iba a pensar que este papa iba a renunciar", apuntó Padrón, resaltando que el pontífice, que accedió a la cabeza de la Iglesia católica en 2005, "estuvo muy pendiente de Venezuela".

Benedicto XVI, de 85 años, anunció el lunes que renunciará el 28 de febrero "por falta de fuerzas", una decisión que sorprendió al mundo y que abre un periodo inédito de transición en la Iglesia hasta que se elija un nuevo pontífice.