•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los 115 cardenales que elegirán al nuevo papa de la Iglesia Católica entraron en la majestuosa Capilla Sixtina del Vaticano, donde se celebrará el cónclave secreto.

Vestidos con sus paramentos rojos y el birrete cardenalicio, los "príncipes de la Iglesia", procedentes de 51 países, llegaron en procesión desde la vecina Capilla Paulina entonando la letanía de los santos y un himno de invocación al Espíritu Santo.

Tras cruzar la puertas, custodiadas por dos Guardias Suizos en uniforme de gala, los cardenales se arrodillaron ante el altar donde se encuentra el Evangelio, antes de ocupar las sillas con sus nombres ante largas mesas dispuestas en doble fila a ambos lados de la capilla.

Bajo los magníficos frescos de Miguel Angel, jurarán mantener el silencio de cuanto ocurra en sus deliberaciones, so pena de excomunión, tras lo cual el maestro de ceremonias pronunciará el "Extra omnes" ("Fuera todos"), ordenando que salgan todos aquellos que no tengan nada que ver con la elección del nuevo papa.

Acto seguido, se cerrarán las puertas de la capilla y comenzará el encuentro.

En esta primera jornada podría llevarse a cabo la primera ronda de votación, en cuyo caso el resultado se conocería a través de una fumata, que según todos los pronósticos será negra.

El cónclave continuará el miércoles con cuatro votaciones.