•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente sirio, Bachar al Asad, afirmó hoy que espera que el nuevo papa, Francisco, ayude a traer la paz al mundo, mientras Siria se desangra desde hace dos años en un conflicto que ha derivado en una guerra civil.

Al Asad felicitó al pontífice argentino, elegido ayer, y destacó "el importante papel del Vaticano y del papa en difundir el amor y la cooperación entre los pueblos".

El mandatario sirio expresó además su deseo de que Francisco tenga éxito en su misión, "soportar las cargas de sus responsabilidades supremas".

Los cristianos representan un diez por ciento de los 24 millones de sirios, que en su mayoría son musulmanes suníes.

Desde que comenzó el conflicto en Siria en marzo de 2011, gran parte de los cristianos se han mantenido neutrales o han dado su apoyo a Al Asad, que pertenece a la minoría alauí.

Esta postura se debe al temor de una islamización de Siria en el futuro, a causa del aumento de grupos extremistas entre las filas de los rebeldes que luchan contra el régimen de Al Asad.