• Dic. 13, 2017, media noche

En las semanas anteriores hemos hablado de las áreas ciegas del liderazgo, reconociendo el impacto que esto tiene en el equipo de trabajo. Simplemente el hecho de conocer estas áreas ciegas puede ayudarnos a todos a reconocer mejor la brecha entre nuestro comportamiento real y nuestro comportamiento deseado cuando se trata de obtener lo mejor de aquellos que buscan nuestro liderazgo. Los líderes que eligen trabajar activamente para identificar las áreas ciegas en estas cuatro áreas y aprender a eliminarlas a nivel personal tienen una gran posibilidad de tener un impacto en la experiencia de los colaboradores que les reportan e interactúan con ellos.

Cuando se trata de evaluar el impacto de nuestro propio comportamiento, ten en cuenta estos consejos:

Da por hecho que las personas no son objetivas al evaluar sus propias capacidades. Esto quiere decir que necesitamos ayuda. Hay una variedad de herramientas de retroalimentación de 360 grados disponibles que pueden proporcionar una mejor comprensión de las percepciones de las personas con los que trabajamos.

Prepárate para la retroalimentación. Puede ser difícil dejar los egos a un lado y muchas personas pueden beneficiarse de aprender técnicas de adaptación que les ayude a enfocarse y aceptar la retroalimentación constructiva. 

Aprecia la intención. Aunque recibir retroalimentación que revele las áreas ciegas puede ser incómodo, recuerda que es difícil también dar retroalimentación constructiva. Es muy probable que la persona que está dando retroalimentación esté tratando de ayudar.

Rompe la rutina. A veces no vemos las cosas que nos rodean cuando establecemos nuestra propia forma y caemos en la rutina en cuanto a cómo comprometemos a otros, incluyendo cómo reaccionamos a los problemas, realizamos las reuniones o damos coaching a nuestros colaboradores. 

Solamente hazlo. Dada la importancia de estos comportamientos de liderazgo, no hay ninguna desventaja en solamente tener estos comportamientos para mejorar. La investigación sugiere que el simple hecho de aprender también puede alentar el autoconocimiento, lo que quiere decir que hay dos beneficios de actuar: darse cuenta y trabajar de forma simultánea para mejorar el desempeño de cada uno en estos comportamientos cruciales para motivar a los colaboradores. 

Nunca podemos eliminar por completo todas las áreas ciegas; estas son parte de la naturaleza humana. Pero a través de la autorreflexión honesta junto con un esfuerzo enfocado, podemos dirigirnos de forma más segura a ser los líderes excepcionales que queremos ser.

Las cualidades de un líder se reflejan en los valores que él mismo se fija -Ray Kroc