• Dic. 26, 2017, media noche

Pasada la Navidad es bueno dedicar esta semana a reflexionar acerca de lo que queremos que sea el 2018 para cada uno de nosotros.

He aprendido lo importante que es encontrar los errores que se cometieron en el año que termina y luego hacer una lista de todos aquellos deseos o propósitos que tenemos para el año venidero.

Contesta esta pregunta: ¿Cómo te sientes contigo mismo? Recordemos que la felicidad no es externa sino que la creamos nosotros mismos desde los cambios personales y desde la mirada con la que apreciemos la realidad y las situaciones, por esto cuando queremos mejorar nuestra salud o también lograr vernos mejor y al fin bajar todas aquellas libras que nos estorban es necesario comenzar a encontrar los soluciones y las respuestas desde nuestro interior. ¿Qué hubo que no permitió hacer los cambios en nuestra forma de comer? ¿Por qué no pude organizarme para hacer ejercicio de forma regular? ¿Qué hay en mí que no puedo implementar y cambiar los aspectos de mi vida que afectan mi salud?

Tener una mejor salud debe ser uno de nuestros propósitos para el 2018, de pronto la juventud no permite ver que es necesario comenzar a invertir en un buen estado de salud desde temprana edad, sin embargo establecer un estilo de vida sano es una decisión, y como todo cambio cuesta y mucho, lo primero es estar conscientes de la necesidad e importancia de hacer esta modificación.

Tener conciencia de la necesidad de cambiar va a permitir tomar la decisión de hacer modificaciones que van a reflejarse en la salud y en nuestro cuerpo, por ejemplo, muchos tienen sobrepeso o el nivel de azúcar elevado y su gran problema es consumir exceso de azúcar en las bebidas, desconocen o no han realizado que cada vaso o lata de 8 onzas tiene alrededor de 10 cucharaditas de azúcar, cuando hago la suma de toda la cantidad de azúcar que consumo y lo visualizo, comparo con las 2 cucharaditas que le colocaría a una limonada casera y puedo darme cuenta que algo no anda bien, sin embargo, aparece aquel pensamiento …pero la gaseosa es rica. Entonces ahí sabiendo lo que ocurre , lo que hago mal y lo que implica decido si la tomo o no… si sigo cometiendo el mismo error no es que la dieta no funcione, es que hay algo en mí que no permite hacer un cambio. También puede ser que con todo este análisis logre darme cuenta de que el exceso de azúcar me hace mal, saco las bebidas dulces de mi esquema de alimentación y comienzo a ver los resultados, cuando se hace este proceso el hábito puede modificarse, cuando me quito las bebidas dulces por un pequeño periodo de “dieta” puedo volver a tomarlas cuando esta termine y no funciona.

Para mejorar tu estilo de vida en el 2018 analiza con detalle tu forma de comer y de vivir, sé consciente de tus errores, busca cómo mejorarlos y  comienza el cambio lo antes posible.