• Ene. 29, 2018, media noche

Leer este artículo es buen negocio, porque cuando lo termines no volverás a preguntar qué es bitcóin ni para qué sirve. 

El bitcóin es una moneda como el dólar, el euro o el córdoba, las monedas que conocemos, que se usan como medio de intercambio para pagar y recibir pagos por bienes y servicios en los lugares donde las aceptan. 

La moneda bitcóin solo la aceptan en pocos lugares en el mundo. Ciertamente no en la pulpería de la esquina, donde solo me aceptan córdobas y dólares. Está pendiente ver si el bitcóin agarra viaje hacia el uso masivo.

El bitcóin se diferencia en que no está hecha de papel, ni de metal, ni está guardada en una cuenta electrónica en mi banco, ni en su bóveda. Es invisible (“virtual” se dice hoy en día) y solo se puede usar a través de un software en una computadora (laptop, PC, iPad, iPhone, etc.). Donde sí está mi bitcóin es apuntada en un balance asignado a mi persona cuando abrí la cuenta en el software que reside en una base de datos en una red de computadoras designadas. Ahí consta que yo (mi nombre completo y datos de identificación) compré dos bitcoines en el año 2011. Entonces hay un consenso en esa red de computadoras que en mi balance hay dos bitcoines. Ese registro en esas bases de datos es el mismo y se actualiza en todas esas computadoras cada vez que mi balance tiene algún movimiento. El registro está codificado o “encriptado”, de manera que mi nombre e identificación no son visibles para nadie. Soy un portador anónimo. Por eso al bitcóin se le llama criptomoneda. El sistema, sin embargo, es el único que “sabe” 
que yo tengo dos bitcoines a mi disposición para pagarle directamente a otra persona que también usa el mismo sistema, o bien para cambiarlas a dólares en una casa de cambio donde las aceptan, o simplemente dejarlas ahí sin hacer nada para ahorrar o especular.

El sistema que se usa para manejar mi balance de bitcoines se llama Blockchain. Si usted quiere pagar o recibir un pago en bitcóin simplemente baje la aplicación de Internet y abra su cuenta o “cartera”  https://www.blockchain.com. En realidad, es tan fácil como abrir una cuenta en Amazon.com. El sistema es bien seguro. En sus ocho años de existencia jamás ha sido hackeado. La red de bloques (Blockchain) hace las funciones de un “súper banco global” que lleva todo el registro de cada balance en cada cartera de cada uno de los individuos que tenemos cuentas en Blockchain. Ese “súper banco global” no tiene dueño ni incentivos para “sacar ganancias”. La criptomoneda tipo bitcóin es el único dinero que no es emitido por un banco central y está fuera del control de la banca comercial y las autoridades de supervisión y vigilancia financiera. De modo que usted puede enviar dinero directamente a quien quiera, en cualquier parte del mundo sin usar ni la banca ni Western Union, y gratis. Las potenciales implicaciones y 
retos que esto tiene en el mundo de las finanzas son enormes, y las dejaremos para otro artículo.

La otra parte de esta historia tiene que ver con que el bitcóin ha sido usado en la mayor parte de su joven existencia, no como un medio de intercambio como lo he explicado hasta aquí —y como lo visualizaron sus brillantes creadores—, sino como un medio para especular. Es decir, como una mercancía especulativa bajo el conocido modelo: la compro hoy barata con la expectativa de venderla mañana más cara y así ganar dinero. Si hubiera comprado 100 bitcoines en julio del 2010 a ocho centavos de dólar cada una (8 dólares) y las hubiera vendido el 26 de enero pasado, a 11,000 dólares cada una, en lugar de escribir este artículo, estaría recolectando un millón cien mil dólares.

Para completar nuestro “abc” del bitcóin, les dejo estas notas adicionales que, aunque no son necesarias para su uso, si satisfacen nuestra curiosidad: la primera bitcóin la emitió su creador Satoshi Nakamoto el 3 de enero del 2009. Nakamoto es un nombre falso que usó su verdadero creador. Se sospecha de los norteamericanos Hal Finney, Nick Szabo y Craig Wright, todos pioneros en el mundo de las criptomonedas. Circulan 21 millones de bitcoines. Ni una más. A un centavo de bitcóin se le llama “bitcent”. La red de computadoras de Blockchain (cadena de bloques) es de unas 10,000 computadoras distribuidas por todo el mundo y está aun creciendo. Al proceso de actualización de los registros le llaman “mining”, que significa “minería”. Hay unas 1,000 criptomonedas circulando con un valor de 500,000 millones de dólares. ¿Cuántas y cuáles de ellas son las que van a sobrevivir en los mercados monetarios mundiales? No sabemos, pero por ahora la más popular sigue siendo bitcóin.

* El autor es ingeniero y economista y asesor del director por Brasil en el Fondo Monetario Internacional y representante de Nicaragua. Sus artículos contienen sus propias opiniones y no reflejan ni las del FMI ni la de los gobiernos que representa.