• Ene. 31, 2018, media noche

La gestión del tiempo es un aspecto muy importante de la vida cotidiana. Un uso inadecuado del tiempo puede generarnos falta de productividad y estrés. Si comprendemos cómo manejar el tiempo de forma eficaz, podremos anticipar mejor las situaciones y desarrollar soluciones preventivas.

En Dale Carnegie Training nos centramos en el desarrollo de habilidades de gestión del tiempo y de los hábitos de comportamiento que permiten a colaboradores y líderes tomar el control activo de su tiempo y de su productividad. Un buen camino para obtener resultados positivos en las empresas y organizaciones.

Una buena gestión del tiempo es crítica

Independientemente de la posición que ocupemos en la empresa, las habilidades de gestión del tiempo nos ayudarán a ser más eficientes y eficaces en el trabajo.

Muchas personas funcionan habitualmente de forma reactiva. Esta actitud genera altos niveles de estrés porque, al no prever o anticiparse a las situaciones, hacen que la tarea más simple resulte un gran factor estresante. Este estrés degrada la capacidad para tomar decisiones. Las malas decisiones añaden más estrés y el ciclo se retroalimenta así.

Se dice que la comprensión de cómo administrar el tiempo de manera efectiva y cómo manejar el estrés van de la mano. Para ayudar a entender mejor cómo administrar nuestro tiempo y minimizar el estrés, hemos compilado una lista de cinco áreas en las que podemos trabajar.

CINCO  áreas para implementar una 

gestión eficaz del tiempo

1. Actitud

Cuando mantenemos una actitud positiva y nuestras emociones bajo control, nos situamos en una mejor posición para manejar el tiempo de manera efectiva. Una actitud entusiasta y extrovertida favorece una mente más clara para planificar mejor.

2. planificación

Tomarnos un tiempo para planificar y establecer metas realistas y mesurables antes de pasar a la acción, nos ayudará a gestionar mejor el tiempo y el seguimiento de los resultados. Si planificamos adecuadamente, iremos siguiendo el flujo natural de las tareas a realizar. Si comprendemos el camino a realizar, reduciremos el estrés y aumentaremos nuestra productividad.

3. Priorizar

Trazar un plan y dar prioridad a las tareas que hay que hacer para llegar a los objetivos. Con ello podremos realizar un mejor seguimiento del progreso, mantenernos organizados y prever los desafíos antes de que se conviertan en problemas.

4. Organizar

Cuando utilizamos herramientas para organizar la secuencia de tareas y tener las anotaciones a mano, somos más capaces de manejar el tiempo de manera efectiva. Con las habilidades y herramientas de organización adecuadas, delegaremos, coordinaremos y no se nos olvidará nada.

5. Liderazgo y coordinación

La mayoría de las personas trabajamos en equipo. Alinear a todos sus miembros y dirigirlos hacia unos objetivos comunes y medibles es todo un reto. Una alineación y una visión claras, encaminadas al éxito, es una de las mejores estrategias de gestión del tiempo. Cada persona debe comprender qué rol juega en el equipo, qué se espera de él o de ella y en qué momentos del proyecto su contribución es clave.

Encontrar la manera cómo podemos mejorar la gestión de nuestro tiempo de trabajo no es tarea fácil. Cada persona trabaja de una forma distinta y, si bien los consejos anteriores nos pueden llegar a servir a todos, puede que la manera de adaptarlos a cada uno resulte única.

“El “hoy” es nuestro bien más preciado. Es nuestra única posesión segura.” -Dale Carnegie.