• Feb. 6, 2018, media noche

Muchos niños comienzan un nuevo año escolar y con esto hay que preparar bastantes detalles. No solo uniforme, mochila y útiles escolares se deben tener en cuenta, sino también la logística de preparar una lonchera que sea nutritiva y que les aporte lo necesario para tener energía y para continuar con su proceso de crecimiento saludable.

La lonchera debe ser completa e incluir nutrientes de distintos grupos, lo práctico es poder incluir alimentos fáciles de conseguir, económicos y tan usuales que los chicos los disfruten en grande y reciban los beneficios de su riqueza de nutritiva.

1Bebidas saludables: el agua debe estar en cantidad suficiente en  cualquier merienda escolar y de igual manera frescos de cítricos como limonada, naranjada, fresco de naranja agria o de tamarindo con poca azúcar.

Algunos niños disfrutan las bebidas tipo cereales como la avena, semilla de jícaro o cebada. Estas opciones naturales a parte de aportar menor cantidad de azúcar ofrecen vitaminas y minerales muy importantes.

2Frutas: deben estar siempre en la lonchera, estas pueden variar según la temporada, ahora la mandarina es una excelente opción, también la guayaba y dentro de pocos días los jocotes y el mango. Es adecuado tener algún recipiente que conserve frío para enviar frutas como la sandía o la piña. El banano combinado con un poco de yogurt no se oxida y se mantiene con una textura más agradable al paladar de los niños.

3Proteínas: son indispensables para el crecimiento sano, enviar huevos en torta, trocitos de pollo o cerdo, bolitas de carne molida, cuadritos de queso ahumado o queso morolique. Salchichas en trocitos y a la plancha son opciones nutritivas que se transportan y se disfrutan dando mucha plenitud.

4Carbohidratos: funcionan como fuente de energía,  les podemos incluir rosquillas, minipiquitos, tortillas tostadas como chips, algún pudín o maleta de carne, incluir los frijoles molidos y el gallopinto es una opción bien sana, las galletas caseras de vainilla , polvorones, rosquetes son prácticos. Como chips utilizar tajaditas de plátano o de yuca naturales que  se disfrutan sin tener tantos químicos preservantes y conservantes.

Se puede hacer combinaciones y esto permite opciones como las repochetas, quesadillas, sándwich, taquitos de pollo o mezclas tan ricas como unos frijoles molidos con tortilla de maíz y quesillo, también enchiladas. Incluir sándwich de frijoles con jamón y queso es muy rico y nutritivo, además sándwich de pollo o huevo también son una explosión de nutrientes.

La lonchera debe ser un tiempo de comida muy nutritivo que no reemplace ni el desayuno ni el almuerzo y que aporte los elementos indispensables para el sano desarrollo de los niños y su energía vital que les permita funcionar normalmente.