• Mar. 8, 2018, media noche

Hoy en día la tecnología nos está proveyendo de plataformas, ambientes y entornos en los cuales podemos tener una interacción con las personas sin estar en el mismo lugar. Así como nos ofrece oportunidades también trae consigo retos, sin interacción cara a cara, puede ser más desafiante para los líderes crear alineación, mantener la responsabilidad y lograr los objetivos de sus equipos.

Uno de los aspectos que han tenido una mayor afectación como consecuencia de la modernización, son las ventas. Hay que comprender que la digitalización ha incorporado una gran cantidad de cambios que han generado una nueva forma de realizar las transacciones comerciales.

El valor humano en las ventas

Contrario a lo que se pudiese pensar, esto no supone la eliminación del vendedor, sino más bien, su integración a un nuevo entorno digital. Como gerentes debemos pensar: cuanto más grande es el uso de la tecnología en el segmento de las ventas, más importante y valiosa será la presencia de un vendedor que le agregue valor humano y les dé sentido a las transacciones comerciales.

La intervención del ser humano continúa siendo fundamental en el entendimiento de las necesidades del cliente, conocer sus inquietudes, brindarles asesoramiento e incluso empatizar con ellos. La formación y capacitación es un aspecto que igualmente tiene gran relevancia, ya que las ventas en la era digital requieren que el vendedor se mantenga al día y actualizado con las más recientes tendencias de su entorno, con el objetivo de aprender y ser más competente.

El entorno digital está en constante cambio 

El vendedor debe tener la capacidad de combinar la formación actualizada con respecto a las técnicas de venta y el contexto de la era digital. Esto lo debe relacionar con un conocimiento a detalle sobre la solución que puede llegar a ofrecer. Solamente de esta manera, el vendedor podrá ofrecer un valor adicional a la marca.

Por lo tanto, el vendedor actual debe ser flexible y comprometido con su trabajo. Cuando estás vendiendo estás haciendo algo por ayudar, te enfocás en el trabajo, te enfocás en los desafíos, en cómo resolverlos, en tomar decisiones, buscando el mejor resultado. No podés ver la derrota porque estás comprometido.  Solamente podés ver que se va a realizar esa venta y te enfocás en la satisfacción que vas a sentir, porque le estás resolviendo una situación a ese cliente. 

Para que esto se lleve a cabo con éxito, el vendedor tiene que mantenerse actualizado de forma continua para no quedarse rezagado, manteniendo esa actitud y complementando con conocimiento de retos y necesidades del mercado actual.

Nuestros asesores de venta deberán mantener relaciones de compromiso con la marca, de tal manera que puedan ser capaces de transmitir el espíritu, así como la filosofía de la empresa desarrollando clientes fieles a largo plazo.

El éxito llega a quienes están dispuestos a trabajar un poco más duro que el resto. - Og Mandino