• Mar. 13, 2018, media noche

Todos hemos comenzado a sentir el cambio de temperatura en estos días, los calores comienzan a intensificarse y por esto debemos tener en cuenta algunos aspectos para mantenernos saludables.

Nuestro cuerpo es una máquina que funciona perfectamente y que se mantiene en equilibrio según diferentes parámetros. En época de calor la temperatura corporal aumenta, y para mantenerla constante nuestro organismo elimina calor a través del sudor, lo que puede ocasionar deshidratación o falta de líquidos y por esto se activan las señales de sed y requerimiento de agua o distintos líquidos.

Los mecanismos descritos ocurren de forma natural, sin embargo, es una temporada en donde nuestra piel puede sufrir más por el desbalance en la hidratación, también por la sequedad ambiental. Nuestros sistemas circulatorio y renal  pueden desequilibrarse si tenemos algunas condiciones como la hipertensión, falla cardiaca, falla renal, entre otros.

Sentir demasiada sed, presentar hinchazón en las piernas y/o crecimiento en el abdomen, notar cambios en la textura de la piel son algunos signos que nuestro cuerpo nos muestra e indican que hay problema con el manejo de los líquidos y a veces una alteración en el funcionamiento de algún sistema.

Por tanto en esta época vigila lo siguiente:

Si tienes alguna condición de salud crónica como hipertensión, diabetes, problemas del corazón o del riñón debes estar atento a hacer cambios en la alimentación y a seguir los consejos del médico.

Consume abundante cantidad de agua y bebidas que no sean azucaradas o consume la cantidad que el médico te haya indicado, si tienes alguna restricción por problemas de salud. Tener una orina clara y poco concentrada es el mejor termómetro para poder identificar que nuestro estado de hidratación es adecuado.

El té de jamaica, batidos con apio, piña, pepino y/o perejil son combinaciones que facilitan eliminar líquidos. 

Incrementa el consumo de frutas en el día, acompañando las comidas, en batidos, como meriendas. Recuerda que el melón y la sandía tienen una gran cantidad de agua y por esta razón son ideales para consumir en esta temporada.

Evita el consumo de frutas como el mango y el jocote cargadas de sal.

Modera el consumo de enlatados, embutidos y alimentos que tienen gran cantidad de sodio, revisa las etiquetas nutricionales y busca que el valor nutricional de sodio %VN esté cerca o menor a 5%.

En esta época debes ser cauteloso con el consumo de quesos muy salados o en cantidad abundante.

Busca cómo picar frutas, vegetales y comida saludable si vas a la playa, no abuses de los chips y chiverías que aparte de aportar gran cantidad de calorías son un aporte elevadísimo de sal.

Esta época de verano es una buena oportunidad para comenzar a consumir mayor cantidad de vegetales en frescos, batidos o acompañando los almuerzos y las cenas.

En distintos momentos tendremos que hacer ajustes para mantenernos saludables y en equilibrio, vigila tu adecuada hidratación durante el verano y protege tu salud.