• Abr. 17, 2018, media noche

Condiciones crónicas como la hipertensión, diabetes y alteraciones en el colesterol necesitan de tratamiento farmacológico.

Muchas personas son disciplinadas con el consumo de su tratamiento y  otras no. Lo importante es recordar que el control de estas enfermedades crónicas y de impacto a nivel de nuestro sistema cardiovascular (hipertensión, diabetes, alteraciones en el colesterol) no solo depende de las medicinas sino también de modificar aspectos del estilo de vida.

El control de estas enfermedades se puede pensar como un “banco de tres patas”, debe estar bien apoyado en cada una de ellas para sostenerse: una es la alimentación sana, otra es la actividad física y la última los medicamentos. Si alguna de estas falla o se daña el equilibrio o el control será más difícil de alcanzar y las complicaciones pueden ser más frecuentes.

Por ejemplo, una persona con diabetes que tome sus medicamentos pero que coma de forma inapropiada exceso de carbohidratos, frutas, frescos etc. no va a lograr el control, usará mucha cantidad de medicamentos y su organismo se irá deteriorando, por el contrario otra persona que sea hipertensa y que aparte de sus medicinas evite el consumo de sal y alimentos que aportan sodio, se hidrate adecuadamente y haga actividad física se podrá controlar mejor con poca cantidad de medicinas y a veces sin ninguna de ellas.

Hace muchos años el padre de la medicina, Hipócrates, dijo: “Que la medicina sea tu alimento y el alimento tu medicina”. Esto debe inspirarnos y responsabilizarnos a tener una alimentación adecuada y dirigida a sanar nuestro organismo.

Quiero dar algunas recomendaciones:

Si tienes diabetes

es adecuado evitar el exceso de frutas, consumirlas al natural y no en frescos, incluir té de canela, controlar la cantidad de harinas en el plato y consumir los mejores como frijoles, gallopinto, arroz integral o poca cantidad del blanco, pan integral, tortilla de maíz, incluir muchos vegetales y ensaladas, además controlar el exceso de grasa entre otros y recordar que la actividad física es indispensable.

Si tienes hipertensión

mantener una adecuada hidratación, evitar el exceso de embutidos, enlatados y condimentos salados como la salsa inglesa, la salsa china, los cubos y consomés procesados. La grapefruit y además los té de jamaica y naranja agria ayudan a eliminar líquidos y a controlar los niveles de presión arterial. Tener un adecuado consumo de vegetales, ensaladas, frutas y mantener un peso adecuado es necesario.

Si tienes alteración en el colesterol o triglicéridos

Se debe incluir gran cantidad de fibra en cada comida, además consumir pocos lácteos y que estos sean descremados o bajos en grasa, preferir lo asado, lo cocido o a la plancha sobre  lo frito y empanizado. Incluir pescados y pollo antes que carnes y cortes muy grasosos además de mantener un consumo abundante de frutas, vegetales y ensaladas.

Anímate a modificar tu alimentación para controlar adecuadamente tus enfermedades.