• Mayo 16, 2018, media noche

Parte 2

La semana pasada hablamos de cómo el conflicto es una parte natural en los negocios. Cómo esto puede ser una oportunidad para enfrentar retos y no dejar que sea un impedimento al momento de implementar cambios directos en la organización.

Una típica disfunción en el equipo es el miedo al conflicto. Cuando un miembro del equipo tiene un problema con otros, este puede salirse de control rápidamente. Es esencial enfrentar el reto y lidiar con los problemas de manera directa y tan rápido como sea posible. Una vez que comprenda las diferentes estrategias de resolver conflictos, usted podrá ver las cosas de manera más sencilla desde el punto de vista de la otra persona, comprometer a los miembros del equipo y trabajar de manera efectiva con situaciones o miembros difíciles del equipo antes de que afecten a su equipo.

Para crear un equipo comprometido y productivo, les traemos el resto de las estrategias de resolución de conflictos en el equipo.

A continuación, estrategias ganar/ganar de resolución de conflictos en los equipos.

7. Presente hechos y evidencias. Dé sugerencias y alternativas.

Enfóquese en los hechos en lugar de las personalidades. Desarrolle habilidades mientras trabaja la resolución de diferencias. Sugiera soluciones que puedan funcionar y pida a los miembros del equipo sus opiniones y alternativas. Muestre su disposición de ser flexible para lograr las metas de la organización.

8. Establezca una comunicación abierta. Escuche primero y luego hable.

Identifique los comportamientos que usted podría cambiar para poder reducir el conflicto. Utilice un tono de voz amigable y tranquilo. La mayoría de los conflictos del equipo tienen su origen en la pérdida de comunicación. Muéstreles a los miembros del equipo que primero deben escuchar de manera atenta y después expresar sus pensamientos y creencias con tacto cuando difieran de los que se acaban de expresar. Siempre muestre respecto por la opinión o punto de vista de la otra persona. Inspire el mismo estilo de comunicación entre los miembros del equipo.

9. Demuestre interés en el punto de vista de la otra persona.

Póngase en los zapatos de la otra persona. Aliente la retroalimentación. Utilice mensajes con “yo” y “nosotros” en lugar de mensajes con “usted” o “tú”. Escuche con mente abierta y espere cuando la persona esté diciendo algo. Trate de parafrasear lo que acaba de decir la otra persona, de tal forma que se alinee con las metas generales. Mantenga la perspectiva y finalidad. Busque puntos en común y formas de negociar para llegar a un acuerdo con los demás. Hable con base en las metas y fechas límites de la organización. No interrumpa, divague o demuestre que no tiene habilidades de escucha.

10. Explore opciones y posibles soluciones en forma conjunta.

Después de que los miembros del equipo acuerdan sobre cuál es el problema y entienden el punto de vista de la otra persona, pida la opinión de todo el equipo. Cuando todos los miembros del equipo tengan oportunidad de compartir y ofrecer sus ideas, todos en el equipo se sentirán satisfechos con la solución.

11. Termine con un comentario positivo; reafirme las metas.

Haga una propuesta ganar-ganar y asegúrese de que todos los involucrados salgan de esta situación sintiendo que se les ha escuchado y respetado. Dé retroalimentación para que todos en el equipo se sientan conectados al esfuerzo y metas futuras del equipo. Aliente al equipo a hablar sobre los probables retos. Desarrolle soluciones de manera proactiva para estos retos y así eliminar nuevos conflictos o retos.

“La cooperación no es ausencia de conflictos, 

sino el medio para resolver el conflicto”. 

Deborah Tannen.