• Jun. 13, 2018, media noche

Todos tenemos el reto de mantener la mejor actitud ante las situaciones que no podemos controlar; en momentos de crisis y caos en nuestros negocios debemos aplicar técnicas que nos permitan seguir funcionando y tomar acciones inmediatas que garanticen la continuidad de la empresa, pese a los retos que esto implica, es difícil pero no imposible.

Existe un elemento que sí podemos controlar, nuestra reacción ante la incertidumbre y las preocupaciones; recordemos que somos criaturas emocionales, además de lógicas.  Te compartimos técnicas y principios para manejar las preocupaciones del libro de Oro de Dale Carnegie. 

Viva solamente el día de hoy

Pareciera ser fácil, pero no lo es. Un elemento básico en el manejo de nuestras emociones y control de preocupaciones es aceptar con toda nuestra lógica el hecho que solo tenemos el momento presente, es el único espacio en que vivimos, el pasado debe ser un elemento de enseñanza para prepararnos para el futuro, y el futuro en sí mismo se debe ver solo como un elemento de planificación.

Haga frente a los problemas

Debemos aceptar las situaciones que nos acontecen, no tratar de disfrazar cuando el problema es evidente.  Aceptar que no estamos en el mejor momento nos ayuda a ir preparando una ruta alterna para encontrar soluciones.  Si evitamos y damos largas, lo que haremos es hacer más complicado el proceso de solución ante estos.

¿Qué es lo peor que puede suceder? 

Una vez que nos visualizamos en el peor escenario y lo aceptamos, todo lo que nos pase serán mejores opciones, podríamos pensar que es un punto de vista negativo, pero no lo es, es más bien ser realista ante los problemas y con esto controlaremos nuestra preocupación y los manejaremos mejor, partiendo de lo peor que puede sucedernos. 

Prepárese para aceptar lo peor

Cuando aceptamos las crisis y entendemos que nuestros equipos están emocionalmente expuestos a colapsar por estrés, empezamos la recuperación del clima laboral, una vez que aceptamos lo peor, todo lo que suceda sumará en positivo.

Trate de mejorar la situación partiendo de lo peor 

Si estamos en el peor escenario, todo lo que nos venga será mejor, y dentro de las crisis es importante nuestra capacidad de reacción y adaptación al cambio. Siempre debemos pensar en un plan b de alternativa.

Recuerde el precio exorbitante que puede pagar con su vida y su salud, por las preocupaciones .

Una forma de controlar nuestras preocupaciones es analizar cuánto estamos dispuestos a pagar por situaciones que no podemos controlar y nos generan preocupación, el estrés es un asesino silencioso, debemos cerrarle la puerta a nuestra vida.

“No es la carga la que te destruye, sino la forma en que la llevas”.

 – Lena Horne