• Jul. 10, 2018, media noche

Encontramos actualmente muchos productos en los supermercados que la industria de alimentos ha generado con la característica de ser “gluten free” o “libres de gluten”, su consumo se ha vuelto popular, pero me he encontrado con un mal uso de ellos por adjudicarles propiedades que realmente no tienen y, por esto, es indispensable conocer ciertos aspectos y desmitificar otros.

Lo primero es recordar que el gluten es una glicoproteína que se encuentra en algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno y sus derivados. Al tener propiedades adhesivas y aglutinantes es usado para la preparación de panes, galletas, productos congelados, lácteos, embutidos y caramelos; e incluso para maquillajes, champú y productos cosméticos.

Las personas que deben evitar el gluten son únicamente aquellas que tienen enfermedad celíaca o cierto grado de intolerancia, sensibilidad, alergia a esta sustancia y que presentan diversos síntomas que para mejorarse implican tener que evitar el uso del mismo.

Sin embargo hay ciertos mitos que me parece importante mencionarles:

El gluten es perjudicial y todos debemos evitarlo

El gluten deben evitarlo las personas que tienen alguna condición de salud causada por el consumo de esta sustancia. Todos debemos mantener una alimentación saludable y balanceada para gozar de un buen estado de salud.

La dieta gluten free adelgaza

Si una persona que se alimenta con muchas pastas, panes y galletas cambia a una alimentación a base de granos, frutas, vegetales y evita el consumo de estos alimentos, por supuesto que va a bajar de peso. Sin embargo, no es por retirar el gluten, sino por comer más saludable y balancear mejor su comida. 

No obstante, cuando comienzo a consumir cualquier cantidad de productos elaborados con harinas de arroz, almendras, yuca, quinoa y que son gluten free y esto se hace fuera de una alimentación balanceada, podemos ganar mucho peso.

Para adelgazar es necesario una dieta sana y con buen balance.

Comer sin gluten es siempre más sano

Comer de forma saludable implica tener variedad, usar grasas sanas, balancear el consumo de carbohidratos y que estos sean altos en fibra, fortalecer vegetales y frutas, evitar frituras y exceso de azúcar… quitar el gluten no es suficiente para comer sano, hay muchos otros hábitos que se deben implementar para lograrlo.

El gluten podemos encontrarlo en todos los alimentos derivados del trigo, centeno y cebada, además en muchos condimentos, salsas, productos empacados, dulces, caramelos, embutidos y enlatados. Si mantenemos una alimentación sana, “limpia”, con pocos alimentos procesados y logramos comer de todo un poco preparado de forma saludable; vamos a obtener muchos beneficios para nuestra salud y una mayor sensación de bienestar.

Sí debemos recordar que hay condiciones de salud que ameritan eliminar 100% el consumo de gluten de la alimentación y esto debe hacerse con la asesoría necesaria para mantener un balance nutritivo que permita darle a nuestro organismo los nutrientes necesarios para realizar sus funciones vitales y mantenerse saludable.