• Jul. 11, 2018, media noche

En la actualidad, el compromiso y la lealtad de los colaboradores son más importantes que nunca para el éxito y la ventaja competitiva de una organización. Atrás quedaron los días en que un joven que iniciaba en su carrera se unía a una empresa y se quedaba hasta la jubilación: en el entorno empresarial actual no hay garantías. Los expertos predicen que la tasa de rotación actual puede aumentar al 65%. 

Con los costos de reclutamiento llevados a cabo, de aproximadamente 1.5 veces un salario anual, la capacidad de contratar y retener colaboradores valiosos tiene un impacto significativo en el resultado final de una organización. La pregunta para gerencia es cómo garantizar que los supervisores interactúen con las personas para generar una fuerza de trabajo comprometida.

Debemos saber que al contar con colaboradores con un alto nivel de compromiso y sentido de pertenencia hacia la empresa obtendremos resultados tangibles en la compañía y empezaremos a notar la secuencia:

A. Colaboradores incentivados, capacitados y escuchados.

B. Colaboradores comprometidos, dedicados y motivados para hacer de la organización un éxito.

C. Nos lleva a un alto compromiso con el cliente

D. Por consiguiente, aumento de ventas y ganancias

E. Aumento en el precio de las acciones

F. Mayor oportunidad de expansión y crecimiento de la compañía

Gerentes comprensivos

El estudio reveló que un gerente “afectuoso” es uno de los elementos clave que impulsa el compromiso de los colaboradores. es decir, los colaboradores quieren que sus gerentes se preocupen por sus vidas personales, se interesen en ellos como personas, se preocupen por cómo se sienten y respalden su salud y bienestar. 

La capacidad de un gerente de entablar relaciones sólidas con los colaboradores, crear una fuerte interacción de equipo y liderar de una manera “centrada en la persona” crea un entorno atractivo en el que los colaboradores pueden desempeñarse al más alto nivel posible.

Impulsar colaboradores a un nivel más alto de compromiso

Los colaboradores son su mayor inversión y deben brindar la mejor recompensa. Sin embargo, incluso hoy en día, en demasiadas organizaciones, los colaboradores son vistos como un activo a ser administrado en lugar de cómo individuos que pueden crear la próxima innovación para el éxito. 

El compromiso a largo plazo comienza con una buena comunicación entre el empleador y los colaboradores, así como entre los compañeros de trabajo, fomentando un ambiente de trabajo positivo y proactivo.

“Somos lo que hacemos día a día, de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito. “

Aristóteles