• Jul. 17, 2018, media noche

Hoy daré respuesta a esta pregunta que es muy común en mi consulta. Aquí en nuestro país realmente se le tiene miedo a la carne de cerdo, pues son frecuentes los casos de “semilla” o cisticercosis que cursa con lesiones en piel o a nivel cerebral de este parásito que en el peor de los casos puede ocasionar hasta episodios convulsivos. Y por otro lado se tiene la creencia que la carne de cerdo es más dañina y tiene efectos negativos a nivel cardiovascular.

Sin embargo, muchos buscan variedad de la fuente proteica, pues también se oyen mensajes que dicen que el cerdo es la “otra carne blanca” y por otro lado no podemos negar que permite tener otro sabor diferente y así no se siente que nos van a salir plumas de tanto pollo o  escamas de tanto pescado.

Para aclarar el primer mito les comento que el cerdo alberga la tenia o la famosa solitaria que es un tipo de lombriz. Este parásito tiene dos momentos dentro de su ciclo de vida, uno es aquel que se almacena en la musculatura del cerdo (que es la carne que nos comemos) y este al desarrollarse lo que va a causar es la “solitaria” que no tiene nada que ver con la semilla o cisticerco. Cuando la carne del cerdo está bien cocinada a temperatura suficiente y muy bien cocida realmente pierde la posibilidad de trasmitir este parásito. Lo que realmente ocasiona la “semilla” o cisticerco es el consumo del otro estadío del parásito que es el que se encuentra en las heces del cerdo y que generalmente contamina vegetales, repollos, lechugas y cultivos que a veces usan riegos que pueden tener presente los parásitos o que de alguna manera pueden entrar en contacto con las heces del cerdo. Quiere decir que la cisticercosis se adquiere con el consumo de vegetales mal lavados y no de carne de cerdo, esta última si está cruda y contaminada puede causar parasitosis intestinal y generar los síntomas propios de ella.

Por otro lado, con la carne de cerdo ocurre igual que con la de pollo o de res, pues en dependencia de qué parte del animal se consuma tendrá menos o más cantidad de grasa.  Las costillas, las patitas son más grasosas y menos magras, la posta puede tener un poco menos de grasa que aun así se puede retirar para comer de forma ocasional y realmente los lomos y lomitos de cerdo son muy desgrasados y magros casi al mismo nivel de una pechuga de pollo o filete de res.

Para poder disfrutar del cerdo de forma sana se debe cocinar bien, escoger los cortes menos grasosos, como el lomo y lomito como primera opción y segunda la posta muy libre de pellejos y grasas, y por supuesto buscando una forma sana de preparación para no adicionar más grasa de la cuenta.