• Jul. 25, 2018, media noche

Las dificultades, los problemas, los conflictos que se nos presentan en el diario vivir. Si observamos la historia de personajes que han trascendido, nos damos cuenta de que la gran mayoría, por no decir todos, han tenido grandes dificultades que supieron manejar y enfocar como oportunidades para lograr el éxito en sus vidas.

Si observamos en nuestro entorno encontraremos una gran cantidad de personas con muchísimas dificultades, que una vez superadas, se han vuelto más amables y comprensivas, más pacientes y cada día dispuestas a afrontar con valor cualquier situación, hasta resolverla.

Los obstáculos te empujan a la adaptación

Los obstáculos actúan como motores ruidosos que impulsan al cambio. Los procesos de cambio y adaptación generalmente crean conflicto, pero abren la puerta a nuevas experiencias, a nuevos retos, al crecimiento personal.

Cuando no poseemos la habilidad para saltar un obstáculo (resolver un conflicto), fácilmente se puede caer en depresión, ansiedad o estados emocionales negativos que nos hacen más difícil vencer el obstáculo.

Todos tenemos capacidades para adaptarnos al cambio, pero no siempre contamos con las habilidades para desarrollar los procesos y debemos poner esfuerzo.

Consejos para desarrollar habilidades

Tomar decisiones: Frente a un obstáculo analizar los pro y los contra de afrontar o evitar el problema.

Examinar las creencias que producen angustia y no nos permiten crecer: Esto ayuda a derribar ciertas hipótesis que impiden superar un conflicto.

Adquirir hábitos sanos: En una situación de conflicto, nos desgastamos, consumimos más energía, dormimos menos. Conviene mantener hábitos de vida sanos que nos ayuden a cuidar de nuestra salud cómo descansar, alimentarse y dormir bien, hacer ejercicio, etc.

Asumir el obstáculo como un reto: Lo mejor que podemos hacer es enfrentar el obstáculo con optimismo, aceptando que es una oportunidad para aprender. Nos permite resolver los problemas con libertad y confianza dentro de nuestras posibilidades.

Algunos ven un obstáculo como la gran oportunidad y otros lo ven como una pérdida, la actitud con la que tomemos nuestra realidad nos permitirá progresar en el camino hacia el éxito.

“Una persona exitosa es aquella que puede sentar una base firme con los ladrillos que otros le han tirado.”

 – David Brinkley.