• Ago. 8, 2018, media noche

En las últimas semanas hemos visto varios puntos importantes del proceso de planificación del cambio, 8 etapas básicas que nos ayudan a construir nuestro plan de trabajo de una forma eficaz, ahora tenemos que tomar en cuenta el impacto que este tiene en las personas y cómo las competencias blandas jugarán un rol fundamental en el ambiente de trabajo de toda la organización y sobre todo en los que estén involucrados directamente en la ejecución del plan de trabajo.

Comunicación efectiva

Usualmente consideramos la comunicación efectiva como el arte de hablar en público, es parte de esta, pero no es el todo.

En la implementación de los procesos de cambio es de vital importancia que todos en la organización mantengan, desde la jerarquía más alta de la estructura hasta las líneas frontales de atención al cliente, una comunicación de puertas abiertas, informando con claridad a todos los involucrados cuál será su rol en el proceso, los tiempos de entrega y todos los elementos que les afectan en su dinámica laboral.

Evitemos realizar planes de cambio sin involucrar a nuestros equipos, esto crea resistencia porque los seres humanos necesitamos conocer el porqué de nuestras acciones y los impactos esperados.

Liderazgo en acción

Lideramos personas, gerenciamos procesos. Los líderes en la organización son las cabezas que deben llevar la visión de cambio a la acción, esto no quiere decir que deban someterse a la microadministración del proceso, su tarea es en virtud de garantizar los resultados con los métodos de medición adecuados y los ajustes necesarios.

El arte de delegar tareas y confiar en las capacidades de los miembros del equipo es clave para el éxito del proceso de cambio. Los líderes deben ser los directores de orquesta, no el cuerpo musical.

Relaciones Humanas

Los resultados dependen de las personas, estas son quienes ejecutan las etapas que planificamos para el cambio o meta deseada, la interrelación entre todos los miembros es fundamental para obetener el éxito del plan de trabajo. Existe una gran diferencia entre un grupo de personas bajo una marca o empresa a un equipo de trabajo de alto impacto.

Conoceremos si nuestros equipos tienen las relaciones interpersonales en el nivel adecuado cuando cada uno de sus miembros esté claro del rol que juega, respete las diferencias de sus demás miembros, se aprovechen mutuamente de sus diferentes puntos fuertes y sobre todo mantengan una meta de impacto en común.  Esto ayudará a mantener un clima laboral adecuado y al equipo en sí enfocado en el resultado final. 

Autoconfianza

En la implementación del cambio debemos tomar en cuenta la actitud de cada miembro de la organización, muchas veces asumimos que las personas no se mueven a la acción por pereza y olvidamos que posiblemente este colaborador no tenga la confianza en sí mismo para este nuevo reto.  

Recordemos que debemos empoderar a todos los involucrados para que puedan ejecutar sus planes individuales con confianza y así lograr el éxito.

¡Las personas apoyamos un mundo que ayudamos a construir! 

– Dale Carnegie