• Ago. 9, 2018, media noche

Mantener el mayor control posible de nuestras finanzas es importante en cualquier circunstancia. A medida que aprendemos a utilizar nuestro dinero de manera consciente y empoderada, controlamos también nuestra vida entera.

En momentos difíciles y de gran incertidumbre, como los actuales, el control financiero se vuelve aún más vital. Pero ¿cómo saber qué estrategias tomar? 

Aunque las finanzas personales son precisamente personales, a continuación te doy algunas recomendaciones sobre cómo utilizar de mejor manera tu dinero en épocas de crisis.

Bajá tus gastos

Según Funides, hasta mediados de junio se habían perdido unos 215,0000 empleos. Quizá vos estás entre esos números, o tal vez alguien cercano a vos lo esté. El punto es que si bajo condiciones normales es necesario vivir una vida frugal, cuando nuestros ingresos se ven afectados (o existe una clara posibilidad de que lo sean), esto se vuelve imprescindible.

Estoy segura que esos cientos de miles de personas que se encuentran sin empleo hubieran querido recortar antes. Esto les habría permitido no solo acostumbrarse a vivir con menos, sino también ahorrar para épocas de vacas flacas.

Tu recorte debe comenzar analizando la manera en que has venido gastando los últimos 6 meses y, si tenés pareja, sentándote con ella a hacer un nuevo y frugal presupuesto. Te recomiendo buscar cómo recortar un pequeño (o mediano) porcentaje de cada rubro, en lugar de intentar eliminar uno completo. Es más fácil, el cambio se siente menos y recordá que de pesito en pesito se llenan las cuentas de ahorro.

Mantené tu dinero seguro

Hay mucho temor en el ambiente y nos da pánico perder nuestro dinero. El sistema financiero nicaragüense se sigue comportando como sólido  y si todos fuéramos al mismo tiempo a retirar todo nuestro dinero quebraríamos a la banca y desestabilizaríamos aún más la economía.

Recordemos que el dinero que nosotros depositamos en nuestras cuentas de ahorro es usado por la banca para otorgarnos a nosotros mismos los créditos. Si las cosas se pusieran muy muy muy mal y uno (o algunos) de los bancos quebrara, para eso existe el Fogade, que se encargaría de devolverte tus ahorros hasta por US$10,000.00 dólares por institución financiera.

Ahorrá… ¡siempre!

En términos generales, siempre hay cantidad de razones para ahorrar, pues cada meta es también una meta financiera. Ahorita, sin embargo, prácticamente la única meta en la que nos debemos enfocar es en el fondo de emergencia: ese colchón que idealmente debería tener el equivalente a 6 meses de nuestros gastos de subsistencia.

¿De dónde vas a ahorrar? ¿Recordás los gastos que vas a recortar en el punto #1? ¡De ahí! 

Lo mismo aplica con los seguros. Si los tenés, por más tentador que sea eliminarlos para bajar gastos, esto es un error. Es mejor tenerlos y no necesitarlo, que necesitarlos y no tenerlo. Son una inversión.

Pagá tus deudas

Nos hemos acostumbrado a vivir con y del crédito, por lo que no es de extrañar que en estas condiciones a muchísimas personas les esté costando trabajo hacer frente a sus obligaciones.

Dos puntos importantes: 

Enfocate en pagar a tiempo y la cuota que te corresponde. Debido a la incertidumbre laboral y tus ingresos futuros, no es el mejor momento para hacer abonos extraordinarios o hacer ahorros/liquidaciones para saldar deudas.

Si no podés pagar porque la crisis afectó tus ingresos, es momento de acercarte a tu banco y negociar utilizando la normativa que emitió la Siboif a finales de mayo, la cual ayuda a clientes A y B a negociar prórrogas y arreglos de pago en créditos hipotecarios, automotrices y de consumo. No aplica para tarjetas de crédito ni extrafinanciamientos. 

Como verás, la estrategia principal que debés perseguir con tu dinero es retener con vos la mayor cantidad posible. ¿Cómo hacerlo? Recortando gastos innecesarios, llevando una vida más frugal y ahorrando lo máximo posible. En tiempos de incertidumbre, las condiciones extremas nos empujan a tomar estas medidas más extremas también.