• Ago. 16, 2018, media noche

¿Alguna vez te has dicho: “Más tarde lo hago”? Solo para que pasen las horas o días y te des cuenta que se te olvidó y nunca lo hiciste. Solemos ser expertos procrastinadores y, de la misma forma en que nos prometemos que el próximo lunes comenzamos la dieta, así mismo nos juramos que esta vez sí vamos a pagar a tiempo… y no pasa.

Es normal y común que olvidemos hacer cosas que son importantes para nosotros. Pero cuando se trata de nuestra vida financiera y las decisiones que posponemos, esto nos puede pasar una factura muy alta.

Por esta razón, es inteligente sacarle el jugo a la tecnología. Los días de hacer largas filas, gastar horas de tu tiempo y hasta correr riesgos de seguridad por cargar con efectivo, han quedado atrás. Facilitá tu vida y mejorá tu vida financiera haciendo uso de la tecnología y automatizando lo más que podás cada aspecto de tu dinero.

La automatización ayuda a simplificar algunas de las tareas financieras más rutinarias que todos debemos hacer. Además de la simplificación, también te ayuda a ser un poco más organizado. 

Qué podés automatizar gastos / pagos

Muchos de los pagos que hacemos cada mes son fijos. El agua, la luz, o el cable constituyen rubros que sabemos vamos a pagar, son no negociables. ¿Alguna vez te has atrasado? Además de sufrir las consecuencias de  no contar con el servicio, toca pagar una multa por reconexión: dinero tirado a la basura porque lo pudiste haber evitado.

Estas facturas y cuentas son un mal necesario que nadie disfruta hacer, pero pagar en línea o mejor aún, automatizar los pagos facilita el proceso. Solo debés solicitar a la compañía que te brinda el servicio hacer un débito automático en tu tarjeta designada ¡y listo!

Esto es útil tanto para las facturas cuyo monto mensual no fluctúa, como aquéllas que sí (como el servicio de electricidad). Eso sí: siempre revisá que el cargo cobrado corresponde a la factura y que esto forma parte de tu presupuesto y control de gastos.

Deudas

Para mantener una vida financiera sana, no deberías dedicar más del 30% de tus ingresos al pago de todas tus deudas (esto incluye crédito hipotecario, automotriz y todos los demás). La mayoría de nicaragüenses debe mucho más que esto.

Mantener al día tus pagos resulta en un buen récord crediticio que posteriormente te sirve para obtener créditos a tasas y condiciones más adecuadas. Para esto, nuevamente, podés automatizar tus abonos mensuales, no solo de tus créditos (automotrices, hipotecarios, o de consumo), sino también de la tarjeta de crédito.

Podés evitarte grandes dolores y cargos en ese famoso plastiquito, al pedirle a tu banco que cada mes debite de una de tus cuentas de ahorro el pago de contado. Así te asegurás de que el pago se haga a tiempo y de no pagar ni un peso de interés. 

Ahorros

La manera más fácil y eficiente de hacer dinero a largo plazo es pagándote a vos mismo primero. Y es que cuando nos pagan, lo primero que solemos hacer es salir de nuestras deudas y compromisos, pensando que “si sobra” ahorraremos algo. Ya sabrás el resultado: ¡nunca sobra nada!

Para cambiar esto, solicitá a tu banco un ahorro programado. En él, vos decidís y fijás el monto, la fecha y el tiempo durante el cual se te hará un débito automático dirigido hacia una cuenta de ahorro que no podrás tocar. Haciendo que el dinero desaparezca de tu vista no podrás gastarlo y estarás construyendo riqueza mes a mes.

Finalmente, no olvidés programar también fechas en tu calendario (incuso podés poner alarmas en tu celular, para no olvidarlo) con el fin de revisar el estado de tus finanzas personales. ¿Qué tal salió ese presupuesto VS el gasto real? ¿Cuáles son las áreas de mejora? ¿Cuánto disminuyeron tus deudas este mes? ¿Ya estás más cerca de cumplir tus metas de ahorro?