• Ago. 22, 2018, media noche

Un ambiente de trabajo agradable es un factor que, sin duda, todo colaborador señalaría como importante a la hora de decidir incorporarse a una empresa; un punto focal al momento que un candidato acepte o rechace una propuesta laboral.

La transición de candidato a colaborador es una ocasión memorable tanto para el trabajador como para el empleador. Marcar la transición es el proceso de incorporación. Es la primera experiencia que un colaborador tiene dentro de una empresa y es la primera oportunidad real de trabajar en el compromiso hacia la empresa.

Según diversas estadísticas:

Las empresas pierden el 25% de todos los colaboradores nuevos.

Hasta el 20% de la rotación de colaboradores ocurre en los primeros 45 días.

El 32% de los ejecutivos globales califica la incorporación que experimentaron como pobre y el reemplazo de cada ejecutivo puede costarle a una empresa hasta un 213% de su salario.

Debemos ajustar la experiencia de incorporación para centrarse en la familiaridad, la simplicidad y la cultura, a la vez que se hace personal para cada nuevo colaborador.

1. Familiaridad

La primera orden del día para un nuevo colaborador debe estar creando un ambiente de familiaridad.

La persona que llevó a cabo las entrevistas puede dar la bienvenida a los nuevos colaboradores. Consideremos crear un área de “quién es quién” en la intranet de su compañía. Incluyendo fotos, nombres y títulos. Un enfoque fuera de línea similar también es funcional o a través de un correo masivo a la empresa dando la bienvenida. Ayudará a sentir una conexión familiar con su nueva compañía desde el primer momento.

2. Simplicidad

La incorporación puede ser un momento incierto para un nuevo colaborador. Agregue a eso la complejidad del proceso y un nuevo colaborador puede sentirse abrumado en su primer día.

El proceso debe ser divertido, interesante, indoloro y simple.

Una forma de hacerlo sería publicar cronogramas, materiales, formularios de beneficios y preguntas frecuentes sobre la compañía en la intranet de la compañía. Proporcione nuevas contrataciones con un enlace directo a estos artículos.

Proporcionándolos al nuevo colaborador antes de su primer día, elimina una parte de su “nuevo nerviosismo en el trabajo” y prepara al colaborador para comenzar a trabajar de manera sólida.

3. Cultura

Al comenzar un nuevo trabajo con un empleador diferente, la curva de aprendizaje de la cultura es enorme. No conocer las reglas, los beneficios, los matices y las tradiciones puede dejar a un nuevo colaborador sintiéndose fuera de lugar. Por ejemplo, si tu empresa cumple con una regla de ‘viernes casual’, informemos al nuevo colaborador antes de que se presente a trabajar vestido con un traje.

Asegúrese de que el nuevo colaborador sepa lo que ofrece la compañía. Proporcione enlaces a estos documentos por correo electrónico y publíquelos en ubicaciones visibles. Es importante asegurarse de que el nuevo colaborador se sienta preparado e incluido como miembro de la cultura de la empresa.

4. Personal

Es necesario completar algunos trámites el primer día, consideremos solicitar que el nuevo colaborador los complete antes de llegar para el Día 1. Hagamos que ese día sea para establecer relaciones y establezca esa conexión personal con los compañeros de trabajo y la empresa. Como se dijo anteriormente, las primeras impresiones tendrán un impacto enorme en la experiencia del colaborador.

La clave es asegurarse de que nuestros nuevos compañeros se sientan bienvenidos, valorados y preparados para asumir su rol dentro de la empresa.

“Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”

 – Vince Lombardi.