• Sept. 5, 2018, media noche

Si sos un gerente de una empresa pequeña, repite después de nosotros: "No hay mayor ventaja para mi compañía que mis colaboradores." Es posible que ya lo sepan, pero el siguiente paso es darse cuenta de que los colaboradores sin compromiso son un gran riesgo para tu empresa-uno que una empresa pequeña no puede arriesgarse a tomar.

Como les mencionábamos la semana pasada, los colaboradores totalmente comprometidos producen 2.5 más ingresos que las empresas que luchan con bajos niveles de compromiso. Este tipo de aumento de los ingresos (o pérdidas) puede hacer o deshacer un negocio pequeño. Si tenés una PYME (Pequeña y mediana empresa), he aquí cómo hacer para que todos y cada uno de ellos sea feliz y esté feliz de estar haciendo el mejor trabajo que pueda hacer:

  1. ¿Por qué vinieron a tu empresa?

Comencemos construyendo confianza en el lugar de trabajo. La mayoría de las personas que trabajan para una empresa más pequeña (y se saltan las ventajas de trabajar para una empresa grande, incluyendo posibles oportunidades de estabilidad laboral y de mejores promociones) quieren hacer su trabajo con supervisión limitada, según una investigación de Dale Carnegie. Así que asegurémonos de que nuestros colaboradores sepan que hay ayuda para ellos. Puede ser en forma de oportunidades de tutoría, una política de puertas abiertas, y control regular en las reuniones, para luego dejar que ellos hagan el trabajo para el que los contratamos.

 2.     Demostrarles cómo están contribuyendo en la empresa

Los colaboradores que optan por trabajar en una empresa más pequeña quieren ver el producto del esfuerzo que ponen. Así que, si usamos un asistente de marketing de nivel de entrada para corregir un discurso que daremos en una conferencia importante, consideremos la posibilidad de llevarlo a él o ella con nosotros a la conferencia o enviarles un video del discurso con un breve agradecimiento por su participación en el producto final. Esta es una manera de incluir a los colaboradores en el resultado final y al mismo tiempo está construyendo confianza en el lugar de trabajo.

 3.     Concentrémonos en lo que podemos dar

Como pequeña empresa, es posible que no podamos crear una promoción formal o competir con beneficios laborales como el reembolso de una matrícula. Pero podemos ser progresivos en la oferta. De modo que el colaborador pueda encontrar ese equilibrio trabajo/vida, mediante la implementación de oportunidades de horarios flexibles en todos los ámbitos. Claro, puede que no seamos capaces de ofrecer 6 meses de maternidad, pero pudiera considerar un detalle para los nuevos padres.

  4.      Variemos sus responsabilidades

Cuando se está administrando una pequeña empresa, puede ser fácil dejar a la gente con las mismas obligaciones. - Por qué arreglar lo que no está roto, ¿verdad? El hecho de que las personas son buenas en lo que hacen, y lo han hecho durante mucho tiempo, no significa que están contentos haciendo precisamente eso. Hablemos con todos nuestros colaboradores de forma regular y evaluemos si están interesados ​​en asumir más responsabilidades. La variación de responsabilidades es una situación de ganar-ganar, ya que aumenta la confianza en el trabajo y concede diversas facultades al colaborador. Es mejor saber ahora qué retos desean tomar y saber cómo se sienten, en lugar de esperar hasta que tomen otra oferta de trabajo y perder un buen recurso, ¿no?

 5.      Proporcionar capacitación

Puede que no sea posible armar un programa de entrenamiento interno en la empresa, dedicado exclusivamente a la formación de sus colaboradores, por lo que podemos contemplar otras opciones. El entrenamiento en liderazgo y comunicación de Dale Carnegie, podría ser una opción externa a su empresa, que ayudará a nuestros gerentes, supervisores y a todo nuestro personal, no solo para aumentar su propia productividad, sino también su compromiso. Los efectos continuarán entre entrenamientos. Internamente, también pueden formar programas de tutoría, donde miembros del personal de alto nivel trabajan con miembros menores para aumentar la productividad, la comunicación e impedir una alta rotación de empleos.

“Da siempre lo mejor que tienes. Lo que plantes ahora, lo cosecharás más tarde.”

Og Mand