• Sept. 18, 2018, media noche

Una de las estrategias que utilizo para que las personas que asesoro logren adherirse a un estilo de vida saludable es mantener algunos de los alimentos y sabores típicos dentro de su plan de alimentación diario.  Quiero compartirles algunos consejos que les van a servir:

1- Saber hacer y servir el gallopinto: nica que se respeta come gallopinto, por eso lo como diario y además lo uso mucho en mis planes de alimentación. Lo importante es que tenga buena cantidad de frijol, que sea preparado con poca cantidad de aceite y que lo sirvamos con medida, la porción es ½ taza de gallopinto  que puedo acompañar con 1 tortilla de maíz o si no comerme la taza completa sin ningún otro carbohidrato.

2- Solo 1 o 2 porciones de carbohidrato por tiempo de comida: Uno de los errores más frecuentes en la alimentación nica es la gran combinación de carbohidratos en el mismo tiempo de comida. Yo les recomiendo 1 o 2 porciones de carbohidrato por tiempo de comida o 3 si es que practicas mucho ejercicio. Recordar que una porción es ½ taza de gallopinto o frijol, 1 tortilla de maíz pequeña, 1 rebanada de pan integral, ½ taza de arroz ya cocido, 1/3 plátano verde o maduro, 1 papa pequeña, 1/2 quequisque, ½ taza de pasta cocida. Si escoges una o 2 opciones o duplicas la cantidad de una de ellas para combinarla en el plato con la proteína (pollo, carne, pescado, cerdo, huevo o queso) y adicionas vegetales, tomate, ensalada o aguacate. Así logras una combinación perfecta.

3- Limitarse con el queso: este lácteo es una de las debilidades gastronómicas en nuestro país, 2 onzas de queso diario equivalen a 2 trozos del tamaño de una caja de fósforos cada uno, esta es la porción suficiente de lácteos al día (solo dos porciones). Por esto se debe usar en un tiempo de comida para completar el plato (es una proteína) o también como ingredientes para unas tortillas con queso o para un sándwich, más no como acompañante de las comidas de forma libre.

4- Mas agua, todo el tiempo: Los refrescos de frutas y cereales son uno de los mayores excesos en nuestro país, por tanto, aprende a exagerar con el agua, todo el día y con las comidas. Si quieres disfrutas una avena, pinolillo o fresco natural úsala en la merienda para no cargar los tiempos de comida fuerte con carbohidratos.

5- Asar, cocer, colocar a la plancha: lo frito y grasoso aporta más calorías y estas se convierten en acumulación de grasa, por eso busca opciones más sanas que te ahorrarán calorías sin que sientas hambre.

Comer sano implica disfrutar de los sabores con los que hemos crecido. Es cuestión de decidir buscar las mejores opciones y combinarlas de manera adecuada. Lo importante es ser consciente del beneficio que esto trae para nuestra salud.