• Oct. 4, 2018, media noche

El mercado cambia constantemente, por lo que es necesario que tu negocio se adapte al medio y avance con él, de lo contrario, podría llegar a desaparecer. Frente a este panorama, como emprendedor es vital que desarrollés tu capacidad de innovación y además la fomentés en tu equipo de trabajo.

Antes de contarte cuál es la forma en que podés alcanzar el éxito siendo innovador, debés tener claro que solo creando constantemente se puede lograr ser innovador. Por eso es ideal que apliqués las siguientes recomendaciones en el ambiente de trabajo que compartís con tus colaboradores.

Nada es imposible

Un emprendedor debe ser un líder y, como tal, tenés que mantener la seguridad de que, en tu equipo de trabajo, todo es posible. Siempre podremos encontrar por lo menos una solución.

¿Qué es lo que hacés y por qué lo hacés?

Esto es muy importante y debemos hacernos estas preguntas siempre. Te permitirá no irte por las ramas, y más bien enfocarte en tus objetivos. También será una forma de motivarte. Si querés emprender otro negocio, sabrás cuál es el beneficio que obtendrás al hacerlo posible.

Sacá tu mente de su zona de confort

Aun cuando algo se haya hecho de la misma manera durante mucho tiempo, no quiere decir que funcione en la actualidad. Abrí tu mente y evitá que cualquier pensamiento inflexible obstaculice las nuevas ideas de tu equipo de trabajo o las tuyas.

No tomés la primera solución inmediatamente

A pesar de que vos y tus colaboradores hayan encontrado una solución a un problema, lo más recomendable es que tomen un tiempo más para pensar nuevas soluciones. Cuando tengan más de una alternativa podrán escoger cuál es la mejor.

Leer y leer

No hay mejor forma de alimentar tu creatividad que no sea a través de la lectura. Pero ojo, no solo te enfoqués en leer textos relacionados al sector de tu negocio, optá por leer también sobre otros temas. Esto te podría permitir tener una visión distinta y diversificar tus acercamientos.

Divertite

Según el CEO de LinkedIn, una de las características que debe tener el colaborador ideal es divertirse realizando su trabajo. Y es que no hay mejor forma de ser productivos y creativos que buscando la forma de divertirnos con todo lo que realicemos.

Ampliá tus red de contactos y amistades

No solo busqués relacionarte con gente que se desempeña en tu mismo sector. Si salís del territorio con el que estás familiarizado tendrás la posibilidad de aprender sobre nuevas cosas, nuevas personas, nuevas ideas, etc.

Desafiá a tu equipo de trabajo constantemente

La clave para ser exitoso y lograr lo que te proponés, a pesar de las dificultades que se presenten en el camino, está en acostumbrarte a salir de tu zona de confort y traer a tu equipo contigo. Esto debés aplicarlo con tus colaboradores a través del planteamiento de nuevos desafíos.

Relajate – siempre hay tiempo

Sabemos que el trabajo del emprendedor es arduo desde un comienzo. Es necesario que, dentro de tu plan semanal o mensual, dispongás de un tiempo solamente para vos. Sucede que cuando estás haciendo cosas todo el tiempo, no creás un terreno neutro y fértil para que las ideas se fortalezcan.

Asigná tareas a tu inconsciente

Dale a tu mente un tema en qué pensar mientras dormís. Lo más idóneo es que pensés en alguna oportunidad de mejora que deseás resolver. Luego olvidalo, descansá y trabajá para encontrar la solución.

“La creatividad requiere tener el valor de desprenderse de las certezas” 

– Erich Fromm