• Oct. 11, 2018, media noche

Cuando escuchamos estas dos palabras juntas, “libertad financiera”, solemos imaginarnos a una persona con tanto dinero que podría regalar, derrochar o tirar a la basura parte de esa fortuna.

Dicho esto, alcanzarla podría parecer algo imposible o destinado solo para unos cuantos con suerte o que ya nacieron bajo ciertas condiciones que les dan ventajas financieras sobre los demás.

Aunque ciertamente el término como tal (libertad financiera) puede significar diversas cosas para cada persona, para mí no está tan ligada al exceso de dinero, como a la sensación de paz, seguridad y libertad de tiempo.

De esta manera, comenzaría por preguntarte “¿Cuánto tiempo podrías sobrevivir sin ingresos?”. Si sos como la mayoría de nicaragüense que vive "coyol quebrado, coyol comido", tu respuesta probablemente gire en torno a unos cuantos días o, si bien te va, hasta el próximo pago.

Prueba de esto es que con la crisis que hemos estado viviendo en el país los últimos 6 meses, los casi 400,000 empleos perdidos y la enorme cantidad de pymes que tuvieron que cerrar, la mayoría de las personas se han visto en situaciones financieras desesperadas porque no contaban con no tener un pago el siguiente mes.

Pues bien, la respuesta a la pregunta de arriba se llama riqueza personal o libertad financiera. Y es así. Sin necesidad de hacer grandes cálculos matemáticos, cualquiera de nosotros podría saber con un simple número qué tan ricos somos o qué tanta libertad financiera tenemos.

Cortesía\END

Para saber cuánto tiempo podrías sobrevivir sin un ingreso, acá te dejo la fórmula y un ejemplo (Ver imagen).

Como verás, solo debés saber:

A cuánto ascienden tus gastos mensuales.

Con cuánta plata contás en ahorro y/o inversiones.

En el ejemplo de arriba, esta persona gasta mensualmente C$10,000.00 córdobas y, después de haber pasado un buen tiempo ahorrando, ha logrado ahorrar C$20,000.00. Al dividir estas dos cifras, podemos decir que podía sobrevivir 2 meses sin ingresos. ¿Lejos de la libertad financiera? Estoy de acuerdo. Probablemente ni siquiera le daría chance de encontrar otro trabajo antes de gastarse el dinero.

Un punto importante es que muchas veces estamos enfocados en generar más ingresos, pero si no lográs que nada de ese dinero quede en tus manos, lo ahorrés y lo invirtás, entonces ¿De qué sirve realmente?

Lo importante no es cuánto ganás, es cuánto ahorrás  y multiplicás.

Entonces, ¿Cómo se alcanza? En pasos sencillos, podríamos decir que:

Aprendé a manejar tu dinero.

Limpiá y desintoxicá tus gastos.

Creá un presupuesto que te permita vivir con tus ingresos, salir de deudas y ahorrar.

Creá una estrategia para ahorrar a corto y largo plazo.

Investigá sobre tus opciones de inversión.

Repetí y continuá el tiempo que sea necesario.

La libertad financiera es algo más que simplemente ser capaz de cubrir tus emergencias inesperadas, como la reparación de un auto, o una enfermedad. Lo divertido comienza realmente cuando te das cuenta de que podés satisfacer las necesidades de los demás.

¡Imaginate poder bendecir a una familia con dificultades cuando alguien se queda sin empleo! Ya no se trata solo de vos. Se trata de dejar un legado. Si hoy vivís como nadie más, después podrás vivir y dar como nadie más. Vale la pena todo el trabajo duro que se necesita para llegar allí. 

Para mí, tener independencia financiera no quiere decir tener millones en el banco, simplemente implica que tenés el control de tu dinero y que con lo que ganás sos capaz de mantenerte, ahorrar y decidir cómo querés usar tu tiempo. Pues el dinero no te ata.