• Oct. 15, 2018, media noche

Estimado lector, en estos días concedieron el Premio Nobel de Economía al profesor de la universidad de Yale, William Nordhaus. El profesor Nordhaus, durante mis años en Yale, me enseñó macroeconomía, y recuerdo que ese otoño fue nombrado miembro del consejo de asesores económicos del presidente de los Estados Unidos.  Les cuento que el profesor Nordhaus, con el también Premio Nobel Milton Friedman, escribió la 17 edición del clásico “Economics”, la cual le recomiendo leer a partir de la parte cuarta, “Government’s role in the economy”.

William Nordhaus recibió el Nobel por haber incorporado formalmente al análisis macroeconómico, el “análisis del medioambiente”, contribuyendo a que el crecimiento económico se convierta en un desarrollo económico verdaderamente sostenible a largo plazo.  

Y aprovechando este grato acontecimiento, deseo conversar con usted de este tema fundamental para el desarrollo de nuestros pueblos.  Aunque usted ya sabe lo que se necesita para alcanzar no solo un crecimiento, sino un desarrollo sostenible, nunca está de más, como en el caso de las vacunas para mis nietos, Noel y Luciano, reforzar estos principios periódicamente.

Según el profesor Nordhaus, el crecimiento económico y el desarrollo sostenible requieren, en primer lugar, el establecimiento de un estado de derecho donde se respete el derecho de propiedad física e intelectual, ya que de lo contrario la inversión productiva y la innovación tecnológica y empresarial no serán una realidad sostenible y sin ellas, no es posible alcanzar un crecimiento de largo plazo y mucho menos un desarrollo sostenible.  Sin el estado de derecho, la inversión que se pueda producir será especulativa o vinculada al poder estatal.  

Como dirían Daron Acemoglu y James Robinson en su libro “por qué fracasan los países?”, la institucionalidad es clave, ya que la misma permite transiciones de poder ordenadas y no traumáticas.  Según estos dos autores, “cuando las instituciones no promueven el ahorro, la inversión y la innovación, los países fracasan”.

En segundo lugar, según Nordhaus, es fundamental la estabilidad monetaria, ya que de lo contrario la inversión será básicamente especulativa. En este sentido es interesante el artículo que escribió en 1975, titulado “The Political Business Cycle”, donde establece que, con frecuencia, al terminar los períodos de gobierno, incluso en democracias muy bien establecidas, los partidos en el poder tienden a aumentar el gasto público con el fin de ganar votos y volver a ganar las elecciones.  Cuando estuve al frente del Banco Central le hice ver al presidente de la República y al candidato del partido de gobierno, que no cayeran en esa trampa, ya que la economía había estado creciendo a tasas anuales promedio del 5% y el desempleo se había reducido sustancialmente, ya que durante ese período se habían creado más de 500 mil nuevos empleos en el sector privado, y que una pérdida de reservas internacionales o un proceso inflacionario en ese momento, más bien serían contraproducentes ante la opinión pública.  Recordemos 
que la persuasión es el arma principal del presidente del Banco Central para promover la estabilidad monetaria, ya que el Gobierno, por medio del Ministerio de Hacienda puede, en cualquier momento, retirar los depósitos que mantiene en el Banco Central y que forman una parte importante de las reservas internacionales. Esos recursos son del Gobierno, no del  Banco Central.

Por otro lado, usted ya sabe que si bien es cierto, la estabilidad monetaria no es un objetivo en sí mismo, es una condición indispensable para el crecimiento económico.  Esto nunca se debe olvidar.

Asimismo, según Nordhaus, para atraer la inversión y promover el crecimiento es necesario que los precios sean de mercado, aunque reconoce que el Estado debe jugar un papel limitado en el caso de los monopolios, los servicios públicos e incluso los subsidios, cuando son sanamente financiados y no producen serias distorsiones en las estructuras de precios de la economía en general.

Recordemos que como dice Rudi Dornbusch: “las llaves de la prosperidad son los mercados libres, el dinero sano y un poco de suerte”.

Pero finalmente, según el profesor Nordhaus, la sostenibilidad del medioambiente es fundamental para un crecimiento económico sostenible, a pesar que reconoce que el crecimiento no está limitado por la disponibilidad de recursos naturales, ya que el avance de la tecnología incrementa la productividad de los recursos y especialmente si la estructura de precios promueve una tecnología que sea amigable y eficiente con el uso de esos recursos naturales.  

En otras palabras, según Nordhaus, la estructura de precios, más las regulaciones e incentivos debe hacer que el costo privado por usar estos recursos naturales y ambientales sea superior al costo social de utilizar los mismos.  Si le interesa este tema, le recomiendo leer el capítulo 18 de “Economics”, titulado “Protecting the enviroment” y el artículo escrito por Nordhaus y Jim Tobin, “Is growth obsolete?”.

Estos temas son fundamentales ya que, como dice Edward Abbey, “el crecimiento por el crecimiento es la ideología de la célula cancerosa”, por lo que tiende a durar a poco y termina destruyéndote.

Como ve, el “modelo” para alcanzar un crecimiento y un desarrollo sostenible es sencillo y consistente, y es casi imposible estar en contra del mismo.  

Sin embargo, por qué será que dicho “modelo” no es de aplicación universal? Por qué sera que muchas veces no lo ponemos en práctica? Yo creo que una de las causas está en los niveles de pobreza en que viven muchos pueblos y en su falta de educación, que los obliga a vivir día a día, sin una perspectiva de mediano o largo plazo y, por lo tanto, sin valorar en su verdadera dimensión el tema de la institucionalidad y el tema de la conservación del medioambiente.  Pero también creo que existe otra causa consistente, en que cuando nos sentimos bien, cuando nos sentimos cómodos, también tendemos a perder la perspectiva de largo plazo y actuamos por inercia.  Que el Premio Nobel que le otorgaron a mi ilustre profesor nos sirva para reflexionar sobre estos temas.  

nramirezs50@hotmail.com