• Ene. 2, 2019, medianoche

Estamos comenzando un nuevo año y para muchos significa nuevos retos, nuevos objetivos y recargarnos de entusiasmo para alcanzar las metas y nos preguntamos, ¿vamos por el camino correcto?

El éxito puede significar diferentes cosas para cada persona. El primer paso para alcanzar el éxito generalmente es definir qué significa para nosotros. Independientemente de cuál sea nuestra visión del éxito, las personas que quieren triunfar tienden a tener comportamientos similares.

Les traemos cinco consejos para este nuevo año:

Seguí tus talentos. Es realmente útil el tener pasión por nuestros propios objetivos, pero la pasión sin talento es como un carro sin un tanque lleno de gasolina —no irá tan lejos como deseas—. Enfocarnos en esa área donde destacamos y desarrollarla al máximo nos llevará más cerca para alcanzar nuestras metas. Todos tenemos un don, debemos identificarlo y fortalecerlo.

Enfocá tu travesía. Definamos nuestras metas con objetivos claros y tareas en mente. El concepto de genio universal ya no es el protagonista. Es decir: nadie puede ser el mejor en todo.

Incluso en áreas relacionadas, es prácticamente imposible alcanzar el mismo nivel de éxito. Así que la travesía para el éxito, para algunos, puede ser tan simple como: enfoca tu camino en una gran meta.

Limitá tus opciones. “Mantén tus opciones abiertas” parece un mantra de nuestros tiempos, que permite que dispersemos nuestro esfuerzo alejándonos de nuestras metas.

Al limitar nuestras opciones, subimos la apuesta y nos esforzamos a dar nuestro mejor esfuerzo para alcanzar un objetivo. Debemos tener en cuenta todos los escenarios que se nos puedan plantear y planificar acorde a ellos. Comprometernos a un camino o meta, nos permitirá retarnos más y, potencialmente, ser más exitosos.

Trabajá hacia metas significativas. Esto se relaciona con la diferencia entre eficiencia y efectividad y el balance que debemos encontrar entre ellas. La mayoría de las personas podrían obsesionarse con la eficiencia, lo que te llevaría a trabajar duro. Por ejemplo, enviar cien correos electrónicos puede ser eficiente, pero solo es efectivo si ayudan a alcanzar una meta. La efectividad no se trata de cuánto haces en un cierto período de tiempo; sino en hacer cosas que importan.

Nunca darse por vencido. Si tenemos una meta que es alcanzable a través de un talento que poseemos, nos fijamos una meta, nos enfocamos en ella y trabajamos duro, siempre hay un camino para alcanzarla. Cometeremos errores y ganaremos experiencia, lo principal es aprender de ellos, cambiar la estrategia e intentarlo de nuevo.

La gran mayoría de las personas exitosas tuvieron grandes fracasos en algún punto de sus vidas. Los éxitos vienen del trabajo duro y de la determinación. Nadie los logra gratis. El camino hacia el éxito es una cuestión de decisión y por ello sólo depende de vos. Descubrí el talento que llevas dentro y logra hoy mismo encaminarte hacia esa meta.

“La ambición es el camino al éxito. La persistencia es el vehículo en el que llegas”. Bill Bradley.