• 2019-01-28

Estimado lector, recientemente leí un artículo de los periodistas María José Martínez y Manuel Bejarano, publicado en El Nuevo Diario, comentando las últimas cifras del Banco Central de Nicaragua sobre el comportamiento de las importaciones, durante los últimos meses, y las cuales, según las cifras oficiales, han caído, en términos nominales, en un 20% en general, y que las de “bienes de capital”; es decir, materias primas, han caído en 28%.

Como ya lo hemos mencionado, cuando estamos conversando sobre una economía “pequeña y abierta” como la economía de Nicaragua, debemos tener presente que, por ser “pequeña” no incide en los precios internacionales de sus exportaciones o importaciones; y por ser “abierta”, es altamente dependiente de insumos importados y esa estructura productiva no se puede modificar de la noche a la mañana.

Por lo tanto y como también ya lo hemos dicho, en este tipo de economía, salvo que tenga petróleo, siempre habrá un déficit comercial en la balanza de pagos, el cual lo importante es que no crezca como porcentaje del nivel de la actividad económica y preferiblemente que se vaya reduciendo paulatinamente; y por otro lado, como también lo hemos dicho, la capacidad de crecer de la economía estará determinada por la capacidad de importar, la cual a su vez está determinada por la disponibilidad de divisas de que goce la economía en cuestión.

Los economistas con poca experiencia, normalmente solo se preocupan por la magnitud del déficit comercial de la balanza de pagos y del crecimiento de las importaciones, olvidándose que la capacidad de crecer de estas economías está en función de su capacidad de importar.

Como consecuencia, muchas veces, cuando las importaciones se empiezan a reducir, ello es visto como un signo muy positivo, ya que inicialmente se reducirá el déficit comercial y digo inicialmente, ya que, una vez que la reducción en las importaciones tenga su impacto en los niveles de producción, las exportaciones también se reducirán.

El comportamiento de las importaciones es una de los indicadores más importantes para medir el nivel de confianza en los agentes económicos de un determinado país; y esta reducción en las importaciones es uno de los indicadores más importantes para confirmar que los niveles de incertidumbre se han incrementado.

Pero para determinar si los niveles de incertidumbre se han incrementado por razones meramente económicas o por razones políticas, tendríamos que analizar el comportamiento de las reservas internacionales. Veamos el siguiente ejemplo:

Si las importaciones se han reducido, pero las reservas internacionales no han caído y especialmente si no se ha incrementado sustancialmente el nivel de endeudamiento externo, ello significaría que la causa de la incertidumbre es de naturaleza meramente económica y que los agentes económicos no tienen problemas con la situación política del país y solamente están esperando una mejor oportunidad para empezar de nuevo a invertir y producir.

Sin embargo, si las importaciones se han reducido y las reservas internacionales también han caído, y especialmente si las mismas han caído a pesar de que se ha incrementado el endeudamiento externo, ello vendría a confirmarnos que la incertidumbre es de origen político.

Y como usted sabe, si este fuera el caso, la solución sería un diálogo político, estructurado de la forma adecuada para superar rápidamente el conflicto planteado. Y deseo enfatizar: ¡De la forma adecuada!

Esperamos que nuestros amigos de El Nuevo Diario continúen analizando las cifras oficiales del Banco Central de Nicaragua, para que usted y yo podamos continuar aprendiendo de estos “casos vivos”.

Me hubiera encantado, cuando recibía clases con Tobin, con Nordhaus o con Díaz-Alejandro, haber tenido acceso a estos “casos vivos”, ya que los mismos hubieran hecho mucho más interesantes mis clases en Yale.

nramirezs50@hotmail.com