•  |
  •  |

Ella es Julissa Selene Gómez Rodríguez, de 24 años, bailarina de corazón, Licenciada en Administración de Empresas.

Desde niña le corre por las venas la afición por la danza, pero fue a los 17 años que empezó a profesionalizarse en la materia, primero en el género variedades, asistiendo disciplinadamente a la  Academia Nicaragüense de la Danza –dice ella-. Además ingresó al staff de bailarines del Ballet Folclórico Tepenahuatl, donde se hizo virtuosa del folclore.

Ahora conjuga ambos géneros con su nueva pasión: el bellydance, ritmo que pule con rigio y dedicación, bajo la dirección del profesor Frank Larios, en la Academia Nicaragüense de la danza. No descarta explorar otros géneros de la danza, ya que trae el ritmo adherido a sus genes.