Maisie Williams confesó lo difícil que fue interpretar a Arya Stark

Tras el regreso de la esperada House of the Dragon y los trágicos acontecimientos de los Targaryen y Hightower en plena guerra civil, vale recordar tanto los éxitos como los descalabros de los actores de Game of Thrones, entre ellos Arya Stark.

Margaret Constance o mejor conocida como Maisie Williams debutó a sus tempranos 14 años como la menor del clan Stark de Invernalia. La serie de George R. R. Martin catapultó su carrera con el icónico papel de Arya en 2011 hasta su desenlace en 2019 pero no todo fue un cuento de hadas y gloria para esta pequeña actriz. 

A lo largo de ocho intensas temporadas, el elenco de Game of Thrones alcanzó el reconocimiento mundial y una huella imborrable en la cultura popular. Una de las interpretaciones más voraces fue la de Maisie Williams, quien estuvo en 59 de los 73 episodios de esta producción. 

“Estuve perdida durante tanto tiempo”

En febrero de este año, quien hizo de Arya Stark comentó para The Sunday Times que estuvoperdida” por mucho tiempo con respecto a su identidad y tener que asumir tantas representaciones en una etapa formativa y vulnerable. 

«Estuve perdida durante tanto tiempo y sabía que lo estaba, y cuando no podía precisar cuál era mi identidad dentro de eso, me provocó mucha incomodidad»

declaró Maisie.

Recordemos que Williams comenzó como una niña indefensa, pero con habilidades en el manejo de espada hasta convertirse en una letal asesina. Así, logró tachar a todos los personajes de su Lista de la muerte y vengar a su familia con las legendarias frases Deja un lobo vivo y las ovejas nunca estarán a salvo y el Norte no olvida.

La actriz de 27 años expresó lo desagradable que fue en ese momento y lo difícil que es ahora recordarlo, aunque ya pasó esa etapa, todavía es duro admitirlo. 

Arya Stark

El arquetipo de la heroína caída

La pequeña de los Stark luchó por una causa común: proteger a sus hermanos y desquitarse de la muerte de sus padres. En su búsqueda por la verdad hasta llegó a formar parte un culto religioso con el nombre Hombres sin Rostro y un enfrentamiento con una niña abandonada que algunos fanáticos consideran como una exhibición de un trastorno de identidad disociativo. 

El arquetipo de la heroína caída es aquel que Voger (2003) señala como la justicia que tarda pero finalmente llega. Sin duda, todo el desorden psicológico y lo complejo de explorar su sexualidad en pantalla pudo trascender a su vida cotidiana y confundir un poco las cosas para una niña en pleno crecimiento y desarrollo. 

La evolución de Arya es una obra maestra del cine moderno que le costó su tranquilidad en la vida real, por lo que ahora se dedica a aconsejar a jóvenes actores y evitar que sufran las consecuencias de una exposición pública a temprana edad y el no saber lidiar con sus interpretaciones fuera del set.

Usted está aqui: Inicio > Cine y TV > Maisie Williams confesó lo difícil que fue interpretar a Arya Stark