•   Boston  |
  •  |
  •  |

Colaboración

Jóvenes de Boston y de Nueva York llegarán con ayuda humanitaria a la comunidad de El Hatillo, 10 kilómetros al este de Sébaco, en Nicaragua. Su visita está programada para la primera semana de julio, y se extenderá por seis semanas. Su presencia también tiene como fin fortalecer los lazos de amistad y de hermandad con los pobladores de esa localidad.

La organización no gubernamental Potencial Mundial (GP, por sus siglas en inglés), fundada en 2007, es la encargada de escoger y de llevar a los jóvenes de entre 15 y 23 años a Nicaragua, los cuales son seleccionados de barrios marginados y de escasos recursos de Estados Unidos. A los norteamericanos se les brindará la oportunidad de intercambiar su cultura con las personas de otros países, y se les permitirá trabajar en proyectos de beneficio social en una comunidad pobre y rural, como es el caso de El Hatillo, en Nicaragua.

Además, los estudiantes tienen que elaborar programas de capacitación y de bienestar social para la localidad.

Por segundo año a El Hatillo
Sara Gogel, cofundadora de GP, comentó que por segundo año consecutivo llegarán con jóvenes a la localidad de El Hatillo, y en este viaje, además de la realización de varios proyectos, la organización donará dinero para reconstruir el principal puente que tiene ese municipio.

“Esta es una gran oportunidad para estos jóvenes, para que cambien su punto de vista de ver la vida.

Ellos son nuestra próxima generación, y si no les enseñamos desde ahora a compartir, a trabajar la tierra y a valorar trabajar en conjunto, después será tarde. Este es el momento preciso para que aprendan a convivir, ya que son personas más abiertas para dar y recibir”, subrayó Gogel.

La francesa radicada en Boston pretende extender el programa a la Costa Caribe nicaragüense por ser una zona con muchas necesidades y por su belleza natural.

Guardan sus experiencias
Daniel Martínez, uno de los jóvenes que visitaron Nicaragua en el primer viaje, aún tiene bien frescas las imágenes, las vivencias y experiencias que la vida le regaló cuando estuvo en El Hatillo. “Si te pudiera describir a Nicaragua en una sola palabra, te puedo decir que es un país “espléndido”. La gente, a pesar que no tiene acceso a las cosas que nosotros tenemos acá en los Estados Unidos, siempre están felices”, compartió Martínez.

Por su parte, la profesora Ilsa Bruer, galardonada como la mejor docente en educación pública en Boston, y quien acompañó a los jóvenes en el primer viaje, destacó que una de las cosas que más le impactó fue la paciencia con la que cuentan los nicaragüenses.