•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

El jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Granada, comisionado Domingo González, negó que los antimotines de la Policía Nacional hayan agredido salvajemente a los privados de libertad que la mañana del martes protagonizaron un amotinamiento en las celdas preventivas de esa institución, tal como la denunciaron varios familiares.

González desmintió el uso excesivo de la fuerza y el ataque en contra de los reos, aunque reconoció que fue necesaria la presencia de agentes especiales para que controlaran los ánimos de los internos, que se le enfadaron cuando les avisaron que las visitas habían sido canceladas de última hora. “Ayer (martes) también se estaba desarrollando la segunda fase de un juicio en contra de unos guatemaltecos acusados de crimen organizado, y la Policía necesitaba reforzar todos los costados del Complejo Judicial. Debido a eso tuvimos que restringir la visita de los familiares y les comunicamos que la reprogramaríamos para el siguiente día, pero entonces los reos se molestaron e iniciaron las alteraciones al orden”, explicó. González justificó que los miembros antidisturbios tuvieron que detonar una bomba lacrimógena para restablecer el orden.

148 reos en vez de 80
En los calabozos las autoridades tienen recluidas a 148 personas acusadas por robo en todas las modalidades, delitos sexuales, homicidios, crimen organizado y narcotráfico. Son unas veinte celdas con un espacio no mayor a tres metros cuadrados, y en cada una conviven siete u ocho presos. Eso a pesar de que la capacidad real es solamente para ochenta reos.

El mismo día del incidente, la Policía evacuó las celdas, trasladando a 15 privados de libertad al Sistema, 15 al municipio de Nandaime y 16 a Diriomo, mientras se realizan las labores de reforzamiento en las instalaciones.