•  |
  •  |

Los habitantes de dos barrios de Ciudad Sandino se encuentran afectados por la abertura de una zanja por parte de la Alcaldía de ese municipio, la cual pretende que la utilicen como sistema de alcantarillado.

Esto ha provocado que el barrio Nueva Jerusalén haya quedado dividido en dos partes por un cauce pestilente que acarrea heces fecales y desechos sólidos hacia una caída de agua, la cual desemboca en la comunidad Los Almendros.

A pesar de la insistencia de los habitantes para que la Alcaldía de Ciudad Sandino tome cartas en el asunto y construya un sistema de alcantarillado, solo han obtenido las constantes negativas de la institución. Como este barrio no contaba con un sistema colector de aguas negras, la alcaldía decidió abrir una zanja para permitir la salida de los desechos sólidos, creando un vertedero tóxico que atenta contra la salud de los pobladores.

Según la pobladora Martha Montenegro, esta fue la única solución que les dio la Alcaldía cuando comenzaron a reclamar la creación de un sistema colector, pero el remedio fue peor que la enfermedad.

La primitiva solución ofrecida por la Alcaldía de Ciudad Sandino también ha provocado un profundo descontento en la comunidad aledaña Los Almendros, ya que el desagüe desemboca en la finca de la señora Cardelina Darce.

Según Darce, aunque ellos le han presentado varias alternativas a la comuna, sólo han obtenido un no por respuesta.

Alcaldía se lava las manos
Al consultar al arquitecto Alfredo Martínez, del área de Obras Públicas de la Alcaldía de Ciudad Sandino, este aseguró que estaban trabajando en encontrar una salida al problema.

“Nosotros sabemos que la solución es construir un sistema de alcantarillado, pero no tenemos presupuesto para eso. Estamos buscando algunas alternativas para no afectar a nadie, pero pedimos paciencia”, comentó Martínez.

Los pobladores exigen una inspección higiénica-sanitaria por parte del Ministerio de Salud, y una acción inmediata que los proteja de esta terrible situación.