•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Con el objetivo de proteger las ruinas históricas del templo San Sebastián, en la cabecera departamental de León, el gobierno local procedió con la construcción de un muro perimetral y el techado de la frágil infraestructura, que por muchos años permaneció a la intemperie y en el olvido.

La iniciativa forma parte de la segunda etapa del Proyecto Conservación de las Ruinas de la iglesia San Sebastián, que incluye el ornato del parque y sus alrededores, en donde se ubican edificios históricos de gran significado e importancia cultural, entre ellos se aprecia la antigua cárcel La 21 y el que fuera el último comando de la Guardia Nacional, el primero es utilizado actualmente como Escuela-Taller y el segundo como museo de Mitos y Leyendas.

Según el edil designado por el CSE, Manuel Calderón, era necesario proteger las ruinas de San Sebastián, porque “fue el escenario del encuentro de dos culturas. Aquí fuimos recibidos por los indígenas de Sutiaba hace más de 400 años, a raíz del éxodo de León de Imabite, producto de la erupción volcánica”.


Convertirlo en complejo cultural y biblioteca
El proyecto cuenta con una inversión de un millón 642 mil córdobas, de los cuales el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), aportó
180 mil.

El párroco Silvio Rueda agradeció a las autoridades el interés por preservar las ruinas. A su vez, afirmó que el lugar podría convertirse en un complejo cultural, acompañado de una biblioteca y de un centro de información turística.

“Era justo que este templo tan importante por su símbolo histórico, se recuperara para el recuerdo de la feligresía del barrio San Sebastián, y ser un punto histórico”, dijo monseñor César Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León, quien acudió al lugar para conocer del proyecto.

Cabe destacar que San Sebastián era un templo primitivo de tipo misionero, de estilo sencillo, como la iglesia de San Juan de Dios, el cual denotaba los comienzos del urbanismo de la ciudad. Fue financiado por el coronel Joaquín Arrechavala a finales del siglo XVIII, paralelo a las construcciones de las iglesias Catedral, San Francisco y La Merced.