•  |
  •  |

El titular de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, ingeniero Ervin  Barreda, aseguró que cuentan con 539 millones de córdobas para mejorar la red de tuberías y sistema de alcantarillado de la capital, al mismo tiempo que afirmó que siguen trabajando en el Plan Contingente en los 44 barrios críticos de Managua.
El Plan de Inversión de Enacal contempla, según Barreda, un mil 21 millones de córdobas, de los cuales 539 millones serán usados en rehabilitar y mejorar las redes de la capital. Aseguró que la próxima semana estarán comenzando trabajos de cambio de tuberías en 27 barrios de Managua, y en el mes de junio continuarán con 22 más.
“Entre donaciones y préstamos hay disponible una cifra que ronda los 100 millones de dólares, esto es trianual, pero ya aprobados solo para Managua hay 539 millones de córdobas. Con ese dinero vamos a cambiar tuberías acompañado de mejorar en el sistema de alcantarillado sanitario”.
Por otro lado, el titular de Enacal declaró en un medio de comunicación, que además se cuenta con 50 millones de dólares de la cooperación española para atender diferentes departamentos del país, entre los que destacan Boaco, Estelí, León y Puerto Cabezas.
También aseguró que como parte del Plan Contingente que se empezó a ejecutar durante el verano para paliar la falta de agua en los 44 barrios de la capital, a esta fecha ya han atendido el 60% de los mismos, unos 30 barrios.
“Se están habilitando 15 pozos, para que los barrios que tenían problemas con el agua tengan al menos 16 horas de agua diario, los sectores que aún nos cuesta son las partes altas, pero la gente habla de barrio, y tal vez el desabastecimiento es en dos o cinco cuadras”, aseguró Barreda. “Estamos haciendo acciones, sobre todo en San Judas y el Reparto Schick, zonas históricamente problemáticas en el desabastecimiento del agua”, agregó.
Barreda agregó que el crecimiento desordenado de Managua afecta la distribución de agua, al igual que las conexiones domiciliares que se hacen de manera ilegal.
“Tenemos suficiente producción de agua, el problema es de distribución, hay muchas redes artesanales, la gente se conecta de un tubo de dos pulgadas, luego viene otra y se conecta una de menor pulgada y va ampliando, por eso es que las partes altas después no tienen agua”, finalizó Barreda.