•  |
  •  |

Más de cien dueños de mototaxis o ciclotaxis que brindan servicios en los diferentes barrios de la capital, se apostaron en las afueras del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua (Irtramma), para solicitar que se les otorguen permisos para trabajar como los que tienen los taxis.

Asimismo, solicitaron que les designe la zona costera como punto de trabajo.
Los dueños de mototaxis solicitaron que se les liberara cuatro vehículos que hace 15 días les aparcaron debido a multas que les pusieron supervisores del Irtramma.  En este rubro existen 700 tricicleros que han denunciado que las autoridades del Irtramma, de la Policía Nacional y de la Alcaldía de Managua, se han encargado de hostigarlos, debido a que no cuentan con documentos que los certifiquen como “vehículos legales”.

La mañana de ayer, como medida de presión, los dueños de los ciclotaxis o mototaxis, mejor conocidas como “caponeras”, llegaron a las instalaciones del Irtramma para forzar un diálogo entre las autoridades de esa dependencia y dirigentes de los distintos sindicatos.

Al sitio se hicieron presentes dueños de ciclotaxis que se ubican en los barrios Montefresco, Sabana Grande, Grenada, La Primavera, el municipio de Tipitapa y las inmediaciones de La Subasta, correspondientes a los distritos IV y VI de la capital.

Luis Berríos, Secretario General de la Federación de Trabajadores del Transporte de Nicaragua, señaló que al menos 400 familias subsisten de las “caponeras” y que no es posible que se les estén persiguiendo.
Aseguró que en lo que va de este año ya los han multado en más de 250 ocasiones.

Por su parte, Francisco López, Secretario General del Sindicato de Mototaxis del barrio Grenada, añadió que no se les quiere dejar trabajar, y que este rubro es el único ingreso familiar que tienen.

María Elena Saravia es dueña de un ciclotaxi que circula en el sector de La Subasta, y aseguró que al día perciben 150 córdobas, pero como no tienen permisos, trabajan con temor de que los multen. “Esto es una persecución”.

Al final, una comisión de cinco personas se reunió con el director del Irtramma, Francisco Alvarado, quien les aseguró que van a hacer un estudio importante con el sector transporte, en el cual se incluyó a los tricicleros. Asimismo, de inmediato ordenó la liberación de las cuatro “caponeras” retenidas.

Alvarado señaló que la próxima semana sostendrán una nueva reunión con los dirigentes para determinar las nuevas zonas donde se ubicarán, que en este caso comprenden la parte costera de la capital y que una comisión técnica evaluará el tema de los permisos.