•  |
  •  |

El desenlace de la protesta estudiantil en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, bien pudiera ser entendido como una victoria del estudiantado, pues su rechazo al cuatrimestre tuvo eco en el Consejo Universitario.
No obstante, según lo expresado por el rector Elmer Cisneros, luego de una extensa sesión de seis horas, la decisión de descartar la implementación del régimen cuatrimestral es más la manera con la que las autoridades quieren dejar claro que el interés y motor de la Transformación Curricular --que se viene impulsando desde el año pasado-- responde exclusivamente a la necesidad de garantizar una formación de mejor calidad.
Cisneros indicó que se hace “en correspondencia con las necesidades del país, con el desarrollo de la ciencia y de la tecnología; mediante la implementación de nuevas estrategias de enseñanza y de aprendizaje”.
Explicó que han definido un modelo pedagógico que reconoce al estudiante como el eje, fomentando y propiciando que asuma un rol activo en su proceso de formación. Parte de esto es el aprendizaje autónomo y estratégico que exitosamente se implementa en el mundo, resaltó el rector.
Según Cisneros, la UNAN–Managua está abonando el terreno para cultivar “un estudiante más participativo, mejor orientado y mejor calificado para la vida, no para aprobar un curso o bien para tener un título”.
Reconoció como un “reto” para los maestros inculcar las modernas técnicas de enseñanza y aprendizaje, cuyo éxito depende el nivel de compromiso y de responsabilidad de los estudiantes.

Hubo manipulación
Cisneros, tras calificar de “precipitado” el levantamiento estudiantil, mencionó tener conocimiento que detrás de las protestas de los universitarios estuvieron “algunos docentes” que “manipularon” a los estudiantes, “diciéndoles que el cuatrimestre es una aberración, que es antipedagógico”. Aseguró desconocer los motivos y detalles, pero extraoficialmente se difundió que podría estar ligado a que con la reducción de horas presenciales, algunos catedráticos dejarían de percibir ingresos económicos extras a sus salarios.
En la marcha de la Transformación Curricular, Cisneros reconoció ya un atraso de 45 días. El rector informó que el cronograma de trabajo fija diciembre para concluir el proceso, sin embargo, aseguró que no acelerarán el trabajo por cumplir tiempos.

No hay reducción de horas
Respecto al señalamiento de la reducción, Cisneros confirmó que para la carrera de Medicina se contemplan 4,645 horas presenciales y 8,840 de Trabajo Independiente, que es donde se aplica el nuevo modelo de estudio.
Explicó que las facultades de Medicina de América Central, desarrollan entre 9 mil y 10 mil horas de plan de estudio.
Tomado como referencia planteamientos del Consejo Superior Universitario Centroamericano, del cual la UNAN en miembro, por cada hora que un estudiante recibe en el aula, requiere dos horas para completar su preparación. Ese es el aprendizaje autónomo que se está impulsando a nivel mundial, mencionó Cisneros.
En el caso de las licenciaturas, la propuesta es que se desarrollen entre 3,180 y 3,480 horas, 180 horas más que en el plan de 1999.
Otro aspecto que proponen modificar es el crédito académico, que antes se definía tomando en cuenta únicamente la hora presencial, con el cambio se enfocará desde el total de horas.