•  |
  •  |

En Nicaragua se recordó el Día Mundial del Medio Ambiente, con gran parte de sus ríos secos y contaminados. Y en el resto del continente, avanza la deforestación a un ritmo alarmante, la biodiversidad está desapareciendo, lo que conduce a pagar un alto precio en detrimento de la calidad de vida de las personas.

Para este año la Organización de las Naciones Unidas ha designado el lema “Bosques: la naturaleza a su servicio”, con el que se pretende sensibilizar a los habitantes del planeta, para preservar el medio único que tiene la humanidad para sobrevivir.

Bosques, pulmones verdes de la tierra
Según el doctor Vicente Maltez Montiel, especialista en medicina interna, los bosques representan los pulmones verdes de la tierra, ya que 1.6 billones de personas dependen de ellos como medio de subsistencia. También, alimentan los ríos y proporcionan el agua en casi un 50% de las grandes ciudades.

No obstante, la deforestación en el mundo cada día es mayor, anualmente se destruyen 13 millones de hectáreas de bosques, pero todavía hay esperanza, una de las ventajas que proporcionan los terrenos selváticos es que pueden retornar una ganancia de hasta 2.5 trillones de dólares, si se invirtieran 30 billones de dólares.

Influencia en la salud
El medio ambiente tiene una gran influencia en el estado de salud de las personas, ya que trae factores de riesgos físicos, químicos y biológicos. De acuerdo con los reportes de la Organización Mundial de la Salud, OMS, cada año mueren 13 millones de personas, debido a causas ambientales evitables.

También determinó que si los ciudadanos se dedicaran a la prevención, se podrían salvar por lo menos cuatro millones de personas cada año, principalmente la población de alto riesgo, como niños, ancianos y enfermos crónicos, sobre todo aquellos habitantes de los países en vía de desarrollo, entre ellos Nicaragua.

En mayo de 2009 la Asamblea Mundial de Salud, emitió una resolución sobre salud y cambio climático, la que reforzó la evidencia de esta transformación a la naturaleza producida por el hombre, y los riesgos consecuentes para la salud mundial, el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y una igualdad en la salud.

Dicha Asamblea, insistió en que los médicos deben tener una mayor participación en la elaboración de políticas para proteger la salud de los pacientes.

Maltez Montiel comentó que uno de los efectos que sufren las personas a causa del cambio climático son las inundaciones y sequías que afectan principalmente a países pobres, que tienen poca infraestructura sanitaria. Además, esto acarrea enfermedades mortales como diarreas, infecciones respiratorias agudas.

Señaló que algunas personas reflejan trastornos mentales como depresión, ansiedad, hasta suicidios. Y las sequías originan mala higiene, hambrunas, epidemias de malaria, la más común de las infecciones graves. Esta pandemia afecta al 40% de la población mundial, de los cuales 2,5 millones de pacientes se mueren, especialmente los niños.

“El cambio climático afecta la salud, y a largo plazo puede exacerbar problemas de salud sensibles al clima. Se debe dar respuesta a las olas de calor en ancianos y pacientes crónicos. Esto facilita la distribución de enfermedades infecciosas y emergentes, por lo que se necesita mayor activismo de los médicos. El cambio climático impone un abanico de desafíos a la salud humana”, concluyó el doctor Maltez Montiel.