•  |
  •  |

Unas 12 distribuidoras de gas licuado que carecen de licencia y de las medidas de seguridad para comercializar el producto, serán sometidas a un proceso que podría derivar en una multa del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, cuyos técnicos también anunciaron la misma disposición para las compañías envasadoras, pues un 30 por ciento de los tanques se comercializan por debajo del peso exacto.

La semana pasada los inspectores del INE visitaron 26 puestos de distribución en la capital, luego de las constantes denuncias y protestas que realizaron representantes del Instituto Nacional de Defensa de los Consumidores, Indec; quienes lamentaban el aumento de precio del gas y el poco rendimiento que tienen los tanques en los hogares.

En las inspecciones que hizo el ente regulador se comprobó que a gran parte de los cilindros les faltaba producto. Los técnicos del INE reportaron hasta 1500 gramos de faltante, cuando lo máximo permitido es de 175 gramos.

En un comunicado emitido por INE se detalla que en algunos casos el proceso administrativo se le abrirá a las empresas, puesto que en las revisiones, los tanques bajos de peso tenían su sello termoencogible en buenas condiciones, sin indicios de haber sido manipulados.

Asimismo, el ente regulador está exigiendo a las empresas envasadoras que instalen en un tiempo prudencial un sistema de llenado automatizado que permita mayor precisión en el peso de los cilindros.

El INE inició las inspecciones en los puestos de distribución en 2007. En ese momento el porcentaje de cilindros de bajo peso fue de 74, y en abril pasado esa cifra había bajado hasta un 21 por ciento, pero con este inesperado número de cilindros, por debajo del peso establecido, la cifra sube hasta ubicarse en un 30 por ciento.

En Managua existen al menos 1,268 puestos de distribución, de los cuales se pudieron inspeccionar en los dos días de visitas de los técnicos del INE unos 12 de ellos, los que no tenían el permiso de operación que extiende el Ministerio de Energía y Minas, MEM.

De igual manera, no tenían la lista oficial de precios y otra parte había alterado los costos del producto o el local. Otro pequeño porcentaje de distribuidoras no cuentan con los requerimientos para almacenar el producto. Por esta razón, se les abrirá un proceso administrativo. De esos locales, ocho son de Tropigás, dos de Zeta Gas y dos de Petrogás.