•  |
  •  |

Encuentran a extraviada después de fiesta planeada en Facebook
José Luis González / León
La adolescente de 16 años y la niña de 12 años, originarias de El Viejo, Chinandega, quienes huyeron de sus casas el domingo dejando angustiados a sus familiares, ayer fueron devueltas a sus padres, luego de una intensa fiesta de tres días que culminó la noche del miércoles en un bar del barrio Guadalupe en León.

La adolescente Angie Rosbely Santos Mejía, de 16 años, junto a la niña de 12 años, habían disfrutado de una larga fiesta que fue planeada en detalle mediante la red social Facebook. Ambas, al llegar a León, se hospedaron en la casa de la señora identificada como Scarleth, en el barrio Ermita de Dolores, donde permanecieron los tres días.

La subcomisionada Carmen Montes, jefa de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia en la Policía de León, manifestó que en primera instancia se descarta el secuestro, violencia intrafamiliar y violación.

“Ellas –la niña y la adolescente– admitieron que huyeron de sus casas porque querían libertad, inclusive la adolescente de 16 años vendió un celular para trasladarse a León y alquilar un local, además llevó ropa de su casa y posteriormente la vendió”, dijo la funcionaria policial. Las jovencitas fueron entregadas este jueves, en horas de la mañana, sanas y salvas a sus padres Carlos Leónidas Medina Santos y Orlando López Coche, respectivamente, pero antes fueron remitidas ante el médico forense a petición de sus padres. Para descartar cualquier situación delictiva, la Policía continúa con las investigaciones, aseguró la subcomisionada Montes. “Citamos a las personas que supuestamente le alquilaron un cuarto a estas niñas, también a quién le proporcionaba alimentos, porque no es normal que alguien haga esto”, agregó la jefa policial.

11 mil sin energía por labores Enatrel, y ENEL en silencio
Más de 16 horas sin el servicio de energía eléctrica registraron ayer los pobladores de todas las comunidades de Bluefields y La Esperanza, donde unos 11 mil 102 clientes esperaban el suministro anoche en sus medidores, sin recibir una respuesta efectiva de parte de la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica, Enatrel.

Esta empresa es la única que transporta el fluido de alta tensión en el país y en una nota de prensa reconoció la queja de los habitantes de este sector del Caribe, donde ayer realizaba labores de mantenimiento desde las seis y cuatro minutos de la mañana.

Detalla en su informe Enatrel, que “salió de servicio la línea L6170, que lleva la energía desde La Gateada hasta La Esperanza (municipio de El Rama) y Bluefields, debido a un despeje programado para efectuar trabajos de mantenimiento en esta línea de alta tensión, ocasionando la suspensión del suministro eléctrico durante 8 horas”.

No obstante, a las diez de la noche de este jueves el servicio todavía no se había restablecido en Bluefields, en los sectores de San Mateo, “Ricardo Morales”, Barrio Pobre, Nueva York, El Bluff, Calle Colón, Aeropuerto, Santa Rosa y Punta Fría. Son siete mil 692 medidores los que registra Enatrel en estos puntos.

Tampoco había servicio en La Esperanza, en los sectores de El Rama, La Corona y todas las comunidades ubicadas entre el kilómetro 271 y 282 de la carretera a dicha zona. Son otros tres mil 410 clientes los que se reportan en estos circuitos.

Enatrel anunció que sus cuadrillas están laborando para restablecer el fluido energético en el menor tiempo posible y “agradece la comprensión de los pobladores que están siendo afectados”.

EL NUEVO DIARIO ayer buscó la versión de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, pero su presidente ejecutivo, Ernesto Martínez Tiffer, esta vez no asomó como lo ha hecho en las últimas semanas, asegurando que los últimos apagones son responsabilidad completa de Gas Natural Fenosa.

ENEL tiene la responsabilidad de garantizar el servicio de energía en las zonas afectadas por esta labor de mantenimiento, pero ayer no se escuchó una sola palabra de Martínez Tiffer.

700 infantes de Estelí celebraron su día con el apoyo de Proniño
Como parte del programa de acción social Proniño que ejecuta Telefónica, para contribuir a la erradicación del trabajo infantil, los voluntarios de esta compañía celebraron el Día del Niño, a más de 700 infantes de la ciudad de Estelí.

La celebración se realizó el pasado viernes 3 de junio en la Escuela Salomón Ibarra de la ciudad norteña, donde los Voluntarios Telefónica compartieron una mañana llena de actividades recreativas como: torneos deportivos, piñatas, y manualidades. Al final, compartieron un refrigerio con los participantes.  Matías Señorán, Gerente de Comunicación y Relaciones Institucionales de Telefónica Movistar para Nicaragua, señaló que  “a través de nuestra presencia damos un aporte humano y moral a los niños para motivarlos a que continúen en la escuela, como la principal herramienta para un presente y futuro mejor. Además, representa el compromiso de nuestros colaboradores para contribuir a transformar y aportar al desarrollo sostenible de nuestra sociedad”.

Proniño es la iniciativa de acción social empresarial del Grupo Telefónica, que contribuye a erradicar el trabajo infantil, problemática que hace más vulnerable a los pequeños.

Este programa se desarrolla en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, y forma parte del compromiso del Grupo Telefónica con los países en los que opera, particularmente con los sectores sociales y económicamente más desprotegidos de los mismos.