•  |
  •  |

Un mil 300 tapas de manjoles se han robado desde enero pasado hasta la fecha, según el último informe de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, cuyos ejecutivos reportan pérdidas superiores a los 260 mil dólares por este fenómeno que ayer se empezó a atender, con la colocación de tapas de material no reciclable en varios de los huecos que proliferan por todo el país.

Más de 150 libras es el peso de una tapa de hierro y el precio que pagan los chatarreros por dicho material es de 100 a 200 córdobas, sin embargo, cada una de ellas le cuesta a Enacal unos 250 dólares, según explicaron.

Para evitar accidentes o derrames de aguas residuales, Enacal se dio a la tarea de reinstalar las tapas y en una primera etapa están colocando 250 de un total de un mil que serán colocadas en los huecos de toda la capital.

El primer barrio donde comenzaron la instalación fue el Concepción de María del Distrito VI, donde se instalaron 8 tapas de manjoles reforzadas de concreto.

Estas calles carecen de revestimiento asfáltico o adoquinado, pero la falta de tapas de manjoles sumado a la obstrucción de algunos, habían causado serios problemas en la zona, las escorrentías de aguas residuales era un problema serio.

ALMA, Minsa y Enacal
El ingeniero Humberto Cornejo, Vicegerente de operaciones de la aguadora en la capital, señaló que el plan de instalación de las tapas de manjoles está siendo coordinado en conjunto con la Alcaldía de Managua y el Ministerio de Salud, priorizando, por ahora, los puntos críticos.

Cornejo indicó que en días anteriores sostuvieron una reunión con representantes de las entidades involucradas para definir el plan de trabajo integral en cada una de las zonas.

Red colapsa por sedimentos
“La orientación es atender estos barrios, pero para nosotros el robo de las tapas es una situación crítica, porque ingresa una enorme cantidad de agua cuando llueve y hace colapsar el sistema, el sedimento y los materiales que entran, no deberían porque la red no está diseñada para eso”, precisó Cornejo.

Algo fundamental que destacó el ingeniero es que el presupuesto designado para Enacal este año no contempla una partida para la reposición de estas tapas.

“Estamos haciendo unos artificios financieros para adquirir estas tapas y poderlas colocar, nosotros ya tenemos 250 tapas de concreto y las estamos instalando, en los lugares donde tenemos menos circulación vehicular”, agregó Cornejo. Instó a la población a ayudar en la vigilancia para que no se vuelvan a robar las tapas de manjoles. El barrio Concepción de María, además de tener serios problemas con el robo de tapas de manjoles, era uno de los 44 barrios en la capital que carecía del servicio de agua potable y, poco a poco, se ha ido restableciendo.

Este punto es uno de los más atendidos por la agua, producto de las fuertes escorrentías de aguas residuales que causan algunos materiales que obstruyen el tragante. Cornejo aseguró que en algunas ocasiones hasta tienen que romper la calle para poder mejorar la tubería que tiene problemas.

Otros barrios en los que se pondrán tapas de manjoles es el Anexo a Villa Libertad, Villa Venezuela, Villa Reconciliación, Villa Progreso, entre otras zonas que son priorizadas por los problemas.

Alcaldía también compra tapas
El barrio “Jonathan González” es otro de los puntos críticos para Enacal, donde las aguas negras recorren las calles y se meten en las casas, producto de la falta de tapas de manjoles. “Queremos resaltar que esta situación se nos presenta diario en cuatro o cinco sectores”, agregó el ingeniero.

Mientras tanto, el concejo de ALMA aprobó, en una de las últimas sesiones, una partida presupuestaria de cinco millones de córdobas con lo cual se adquirirá a través de contratación directa 900 tapas de manjoles. Para evitar que estas se conviertan en el blanco de la delincuencia, los materiales ya no serán de cobre o hierro sino de plástico o fibra de vidrio, que son elementos no reciclables.