•  |
  •  |

La Cruz Roja Nicaragüense está atravesando por una nueva crisis financiera, y de no conseguir los seis millones de córdobas necesarios como mínimo para operar eficientemente durante los próximos meses del año, estarían suspendiendo cualquiera de sus programas de ayuda social, informaron autoridades de dicha institución.

Uno de los programas que se podrían suspender es el de ambulancias, el cual es el más solicitado por la ciudadanía en general.

Mario Roa Tapia, Director General de esta entidad de socorro, dijo que la crisis financiera que están enfrentando no es ninguna novedad, porque han sido una organización deficitaria desde el punto de vista económico, por carecer de presupuesto o de ingresos asignados para sufragar todos los gastos operativos.

Sin embargo, a partir de los últimos dos años, hasta la fecha, la crisis ha venido en aumento.

“Decidimos lanzar este llamado de solicitudes de ayuda a la ciudadanía en general, para poder continuar prestando los servicios.

Los costos han venido aumentando debido a las demandas de la población, en el sentido del servicio de ambulancia. Esto nos ha hecho sentir que la carga cada día está más pesada”, agregó Roa.

Uno de los principales gastos operativos que asume la Cruz Roja es el servicio de ambulancias, en el que gasta alrededor de 2 millones y medio de córdobas al año en combustible.

Costo de combustible los “ahoga”
Además, ha tenido que asumir los costos del combustibles al precio que lo pagan todos los consumidores.

Los directivos de dicha institución hacen un llamado a las organizaciones privadas y no gubernamentales, a que les apoyen para seguir atendiendo las solicitudes que hacen día a día los ciudadanos.

Si no recaudan como mínimo entre seis y siete millones de córdobas, estarían pensando en reducir algunas de las prestaciones que brindan, ya que no tendrían la capacidad económica para seguirlos realizando, explicó Tapia.  

“El servicio de ambulancia es el que más caro nos sale por el combustible. El pago del personal, llantas, lubricantes, depreciación de los vehículos, nadie nos está donando vehículos nuevos para estarlos cambiando periódicamente”, añadió.

La Cruz Roja tiene un presupuesto de 60 millones de córdobas al año solo para la sede central, ya que las filiales tienen autonomía administrativa y financiera. En este momento, para finalizar el año, podrían resolver con el monto antes expuesto, sin embargo, para los períodos venideros tendrían que replantear la situación.